Seguidores

martes, 12 de abril de 2011

NILEY ♥"En tu kma o en la mia?"♥ Cap 20


hola chica ak les dejo el cap 20 espero q les gustee un besooo muuy grand las kierooo :)


Las fotos de la boda habían llegado en el correo del día anterior, pero Miley no tenía valor para abrirlas. Había metido el sobre acolchado en su bolso al salir de su apartamento y ahora lo tenía sobre su escritorio de su despacho.
Sabía lo que encontraría en su interior… fotos felices con rostros sonrientes, como si todos estuvieran pasando el mejor momento de sus vidas en la boda y en el banquete. Pensó en aquella noche. Había sido una boda preciosa y romántica, pero también había sido una de las peores noches de su vida. Peor incluso que la noche en que Nick la rechazó en el lago. Después de hacer el amor con Nick, había vuelto a la habitación de Demi y se había metido en la cama. Pero había sido incapaz de conciliar el sueño, y se había pasado horas mirando al techo, pensando en lo que había sucedido entre ellos.
Las palabras lo habían cambiado todo. La primera vez que Nick las pronunció, ella las había desestimado como una simple expresión de su afecto. Pero la segunda vez había sido algo más. Había sido una promesa. Una promesa que ella quería corresponder.
Hasta ese momento, había intentado ver su relación desde la perspectiva adecuada. Sólo había sido un idilio amoroso, una aventura con un comienzo y un final. Pero entonces Nick había tenido que estropearlo todo. Y ella lo había empeorado todo aún más al responderle con el mismo sentimiento.
Todo había quedado sin resolver. Había cerrado un capítulo abierto de su vida al acostarse con Nick. Pero su breve relación no había sido un final, sino un nuevo comienzo, y Miley se sorprendía imaginándose un futuro con él. No sólo un fin de semana de vez en cuando, ni unas vacaciones ocasionales cuando ambos tuvieran tiempo. Pensaba en algo permanente que pudiera durar toda su vida. Y la única forma de conseguirlo era casándose con Nick.
Abrió cuidadosamente el sobre y sacó las fotos. Habían pasado tres meses, pero recordaba cada momento como si fuera del día anterior. Pasaba noches en vela imaginándose a Nick junto a ella… sobre ella… dentro de ella. Y se preguntaba si él también estaría pensando en lo mismo.
Había estado a punto de llamarlo en incontables ocasiones. Pero entonces recordaba la actitud de Nick en la boda… atento y cortés, pero distante. Le estaba ofreciendo una vía de escape, y ella había sido lo bastante cobarde para tomarla.
Ojeó las fotos hasta que encontró una en la que ella y Demi estaban sentadas a una mesa, con Nick de pie cerca de ellas, observándolas con una media sonrisa. Encontró otra donde él la estaba observando fijamente, y otra más. No se había dado cuenta, pero en casi todas las fotos Nick la estaba mirando con una expresión de… ¿de qué?
Sacudió la cabeza y dejó las fotos para mirar la foto de sus padres que tenía en su mesa. Allí estaba. La misma expresión en el rostro de su padre. Estaba sentado junto a su madre en un picnic, ella sonreía a la cámara y él le sonreía a ella. Era amor, adoración y profundo respeto en la misma mirada.
Respiró hondo y se volvió hacia la pantalla del ordenador. Llevaba todo el día trabajando en un comunicado de prensa y sólo había conseguido acabar el primer párrafo. Debía acabarlo para aquella misma tarde, pero no encontraba la inspiración para anunciar la fusión de dos periódicos.
— ¿A quién le importa? —se preguntó a sí misma, seleccionando el texto con el ratón para borrarlo—. ¿Qué más le dará a la gente quedarse con un solo periódico en lugar de dos? Dentro de unos meses nadie se acordará de esto.
Desde que volvió a Nueva York le había costado mucho concentrarse en el trabajo. Cada vez se irritaba más por los encargos que le asignaban, con su jefe subiéndose por las paredes porque el público no sabía que las patatas fritas de un popular establecimiento de comida rápida estaban hechas con una nueva mezcla de especias.
Delegaba en sus ayudantes todas las tareas posibles y se pasaba el día consultando en Internet los anuncios inmobiliarios de Chicago. No sabía por qué lo hacía, pero se sentía como si estuviera consiguiendo algo. También había tomado la costumbre de ver las fotos de su infancia, intentando averiguar cuándo se había enamorado de Nick.
Levantó una mano y se tocó el cuello con la punta de flecha. Le había parecido ridículo ponérselo después de tantos años, pero era otra de las cosas que la hacían sentirse mejor.
El verano se acercaba y el hielo del lago estaría empezando a derretirse. Los árboles volverían a estar verdes y muy pronto el agua estaría lo bastante cálida para bañarse.
De pronto empezó a sentir aquel temblor tan familiar. La misma sensación de anticipación que siempre había tenido de niña. El verano parecía extenderse ante ella, colmado de promesas y emociones. De Nick Jonas.
¿Por qué no ir allí? Podía permitirse otra semana de vacaciones una vez que acabara el proyecto que tenía entre manos. Nick estaría seguramente allí, trabajando en Havenwoods.
Había fantaseado muchas veces con el momento de volver a verse. Y en todas sus fantasías se arrojaban uno en brazos del otro y todo cobraba sentido de repente.
Siempre había usado su trabajo como excusa. Como una razón muy conveniente para evitar el compromiso. Pero su carrera profesional había dejado de importarle. Si quería trabajar, podría encontrar un trabajo en cualquier parte. Tenía talento de sobra y conocía el mundo de las relaciones públicas mucho mejor que todos sus colegas.
Entonces, ¿por qué no lo hacía? Podía ir al despacho de John Lewis y presentar su dimisión en aquel mismo momento. Podía recoger las cosas de su mesa, tomar un taxi para ir a casa y hacer el equipaje. En menos de un día podría darle un giro radical a su vida y empezar de nuevo. Tiempo atrás un pensamiento semejante la habría aterrorizado. Pero ahora le resultaba una idea infinitamente tentadora.
El zumbido del interfono la sobresaltó.
— ¿Sí?
— ¿Señorita Cyrus? Hay alguien que quiere verla —dijo su secretaria.
— ¿Quién es?
—No puedo decírselo. Es una sorpresa. ¿Puedo hacerle pasar?
— ¿Hacerle? ¿Es un hombre? —preguntó, tragando saliva.
—Alto, moreno y atractivo. Dice que es pariente suyo.
— ¿Sonrisa torcida y ojos marrones?
—En efecto, señorita Cyrus.
Miley tomó aire rápidamente.
—Dame dos minutos.
Se levantó de un salto y agarró el bolso para correr hacia el espejo que tenía en la puerta del despacho. ¡No era así como debía suceder! Necesitaba más tiempo, otro corte de pelo, un vestido bonito, lencería sexy…
Nick le había comentado que a veces iba a la Costa Este por negocios. Pero ¿por qué no la había llamado antes?, se preguntó mientras se aplicaba un poco de carmín y se quitaba la cinta del pelo. No había necesidad de esmerarse tanto. Tal vez Nick temía que ella se negara a verlo. Gimió débilmente. ¿Qué iba a decirle cuando lo viera? ¿La besaría? ¿O sería una situación tensa e incómoda?
Llamaron a la puerta y Miley dio un salto hacia atrás, dejando caer el pintalabios. Lo apartó de una patada y arrojó el bolso a una silla.
—Muy bien —susurró—. Puedo hacerlo. No sabe que he estado pensando en él durante los últimos tres meses. Lo único que supone es que he seguido adelante con mi vida.
Se dispuso a abrir, preparándose para recibir el impacto. Sabía que sería devastador. Pero cuando abrió la puerta, la invadió una profunda decepción.
—Joe —dijo, obligándose a sonreír.
El hermano de Nick le sonrió y levantó las manos.
— ¿Sorprendida?
—Pues claro. ¿Qué haces aquí?
—Voy de camino a Boston para ver a Demi. Tengo una entrevista en la facultad de Derecho de Columbia.
— ¿La facultad de Derecho? ¿Aquí en Nueva York?
—Pensé que, ya que estaba aquí, podía pasarme a ver a mi cuñada favorita —entró en el despacho y miró a su alrededor—. Vaya lujo… Así que esto es el despacho de una socia. Tal vez debería plantearme las relaciones públicas en vez del Derecho.
—Todo es pura fachada —dijo Miley.
Lo miró fijamente mientras Joe se paseaba por el despacho. Hasta ese momento no se había dado cuenta de lo mucho que se parecía a Nick. Sólo con mirarlo volvía a atormentarla el recuerdo de su sonrisa, del brillo de sus ojos… Alejó esos pensamientos de su mente y se apartó de la puerta.
—Siéntate.
—Pensaba que podríamos salir a cenar —sugirió Joe, mirando su reloj—. Son casi las siete. ¿No tienes hambre?
—Tengo que acabar un proyecto y la gente no para de llamar. No puedo irme. Pero quédate un rato y le pediré a mi secretaría que nos traiga unos sándwiches —le sonrió a Joe mientras él tomaba asiento—. Pareces muy maduro con ese traje. Un hombre centrado y casado.
Joe le enseñó la mano con el anillo de boda.
—Gracias a Nick y a ti. De no haber sido por vosotros, no creo que pudiéramos haber superado los tres primeros meses de matrimonio.
Miley sintió que se ruborizaba.
— ¿Cómo puedes decir eso? Casi echamos a perder vuestra boda.
—Nos hicisteis un favor. Demi y yo íbamos a casarnos como un par de ingenuos. Vosotros hicisteis que nos detuviéramos a pensar en lo que estábamos haciendo. Fuisteis mejores que cualquier asesor matrimonial.
—Eso sólo lo dices porque todo ha salido bien.
Joe estiró las piernas y juntó las manos a la nuca.
— ¿No vas a preguntarme?
—Lo siento —murmuró Miley—. ¿Cómo está Demi?
—No me refiero a Demi —dijo él, mirándola a los ojos—. Me refiero a Nick.
—De acuerdo. ¿Cómo está Nick?
—No está muy bien desde que te fuiste. Te echa de menos.
—Yo también le echo de menos —admitió ella—. Somos buenos amigos. Fue muy bonito verlo después de tanto tiempo.
—Sois más que buenos amigos —dijo Joe.
— ¿Qué quieres decir?
—Nick y yo nos emborrachamos una noche viendo un partido de los Bulls y me lo contó todo.
— ¿Todo?
— ¿Puedo darte un consejo? —preguntó Joe—. No tienes por qué seguirlo, pues sabes mejor que yo lo que quieres. Pero creo que Nick y tú estáis hechos el uno para el otro. Sois como un equipo. Vosotros fuisteis la causa de que Demi y yo nos enamorásemos.
— ¿Cómo es posible?
—Los dos envidiábamos la amistad tan especial que os unía. Erais iguales en todo. Demi y yo queríamos algo así, y lo encontramos cuando empezamos a salir —hizo una pausa—. Demi es preciosa, inteligente y divertida, naturalmente, pero fue la amistad lo que selló el compromiso. Hacen falta años para construir una relación como ésa, y vosotros dos ya la tenéis. Contáis con una gran ventaja.
—Pero la amistad no siempre se convierte en amor.
—Nick te ama —dijo Joe—. Y creo que tú también lo amas. Sin embargo, los dos os empeñáis en negarlo.
—Yo no.
—Conozco a mi hermano, Miley. Y sé que la única persona que puede hacerlo feliz eres tú. Si no sientes lo mismo por él, tienes que decírselo a la cara para que pueda seguir con su vida.
—Lo amo.
—El fin de semana del Memorial Day daré una fiesta de graduación para Demi. Estás invitada y espero que vengas. Nick estará allí. Quizá podáis… hablar —se levantó y sonrió—. Esto es lo que venía a decirte. La cena sólo era una excusa. Ahora dime, ¿Chinatown está muy lejos de aquí?
Miley acompañó a Joe al ascensor y le dio un abrazo antes de despedirse con una lista de recomendaciones para su noche en Manhattan. Pensó en acompañarlo, pero era difícil mirar a Joe y no pensar en Nick.
De nuevo en su despacho, se sentó y consultó el calendario. Tenía dos semanas para decidir si iba a casa para la fiesta de Demi o si se olvidaba para siempre de su relación con Nick. Unos pocos días, si esperaba conseguir un vuelo económico.
Agarró el teléfono y llamó a la secretaria de John Lewis. Había otras decisiones que tomar, mucho más difíciles que el vuelo a Chicago.
— ¿Megan? Soy Miley. ¿Sigue John ahí? —soltó una temblorosa exhalación—. Tengo que verlo. Voy enseguida.
Se quedó mirando el teléfono durante un largo rato, con la mano inmóvil sobre el auricular. Estaba a punto de cambiar su vida… y todo por un hombre. ¿De verdad estaba preparada? ¿O sólo intentaba cumplir otra estúpida fantasía adolescente?
Miró las fotos y sonrió.
—Por un hombre que me quiere....




  

7 comentarios:

  1. Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww!!
    Zi lo va azer Yeahhhhhhhhhhhhh!!!
    xP
    Feliz Feliz Feliz!!!
    Ezpero el proximo bezotz!!
    ^^!*
    Bye

    ResponderEliminar
  2. q lindo va a ir a ver a nick y todo se arreglara eso espero

    ResponderEliminar
  3. Que lindo capitulo ! espero que todo se arregle :)

    ResponderEliminar
  4. aaawww
    e encaantooooo
    super supeer
    geneaal
    aaww espero pronto
    el siguiente capi

    ResponderEliminar
  5. No lo puedo creer
    solo 3 capis y se acaba..
    awww que bonitooo
    sube pronto el capi
    y ve preguntando lo
    que me preguntaste de
    la nove si Niley o Jemi....
    y todas las opciones
    jajaj bye genial el capi bye cdt

    ResponderEliminar
  6. ouhh ouhhh
    ouhhh ouhhh
    awwwww que hermoso....
    voy a leer el otro
    creo que voy a chillar....
    awwwww
    :)

    ResponderEliminar