Seguidores

sábado, 12 de noviembre de 2011

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 10



 ak les dejo cap... un beso y comenten!!! bye bye :) perdon  x desaparecer pero ando mega ocupada... las kierooo

- Mi sabor es mejor ¿Lo sabías? -se dio la vuelta y besó su boca- ¿Te gusto?
- Sí…
- Pero aún no me tendrás al completo. Lo siento... -dijo Miley jugando con él
- ¿Te gusta ser cruel?- preguntó Nick sin dejarla escapar- Las tornas van a cambiar después. No sé qué harás. Mmm...
- ¿Me crees capaz de atarte y de dejarte solo? Me refiero en la cama.
Nick caminó hasta una pared para apoyarse y atrajo a Miley hacia sí.
- Te veo capaz de cualquier cosa para serte sincero. Me muero por saber qué hay debajo de esa ropa -deslizó su dedo índice por el escote
- Quiero comer -comentó ella ladeando la cabeza levemente- ¿Podemos ir a picar algo?
- ¿Aquí no hay fruta? En todas las habitaciones hay.
- ¿Me sueltas? -quitó las manos de Nick de su cintura- ¿Vienes conmigo? Ya deberíamos estar abajo.
Cuando se reunieron con los demás y Miley sacó una chocolatina de la máquina de la cafetería, continuó con su trabajo. Nick estaba sentado en una silla mientras ella, delante de él pasaba la brocha por su nariz. Nick agarró una de sus piernas y la pellizco, haciendo que Miley diera un respingo. Le echó una mirada asesina y él le devolvió una sonrisa divertida.
Ya pasadas las cuatro de la tarde, Miley fue a pedir algo para comer al restaurante que había dentro del hotel y buscó a Nick con la mirada. Lo había perdido hacía un par de horas y ya no podía pasar sin esos coqueteos. Se sentó en una mesa bastante retirada y esperó a que le sirvieran y cuando hubo acabado subió de nuevo a su habitación pero no sin antes visitar la de Nick. Llamó a la puerta y recordó que ella tenía la copia de su tarjeta. Todos los de staff tenían una.
- ¿Nick? ¿Estás ahí? -preguntó con curiosidad- Nick, cielo... vengo a verte -rió- ¿No estás? No estás pues -metió la mano en su bolsillo y sacó la BlackBerry, marcó y esperó contestación- Nick ... adivina dónde estoy.
- ¿Dónde guapa?
- En tu habitación.
- ¿Y qué haces ahí? ¿No estarás esperándome no?
- Claro que sí, quiero que vengas ya -se sentó en la cama- la cama es blandita.
- Estoy en la puerta del hotel. ¿Voy?
 - Si... ven ya.
- ¿Y para qué me necesitas?
- Me apetece besarte. Y tal vez no sea solo en la boca.
Nick sin colgar entró de nuevo en el edificio y buscó el elevador más cercano. Tendría que darse prisa porque en media hora un coche estaría esperándole para llevarle al teatro donde actuaría esa noche.
- Desvístete.
- Ya lo he hecho -mintió ella- te espero sentada
- Ahora nos vemos -colgó sin más.



" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 9



espero q les guste ahora cn la otra nove.. est espero q les aya gustado!! ;)


- Está bien, vayamos al límite. Cuando llegue el momento, quiero que sea porque lo necesitemos. Asunto de vida o muerte.
- Quieres decir, seducción, juego, erotismo... Te gusta jugar ¿Verdad? Nunca ninguna chica antes me había propuesto algo así, y me parece una idea que no puedo desechar. Aunque realmente parezca una prueba, me da igual. Es como si quisieras sentirte deseada hasta el extremo. Como si quisieras tenerme detrás de ti... pero ya te digo que no me importa ir detrás de ti. Reconoce que tú también te mueres por...
- Sí. Ya te lo he dicho.
- ¿Por qué me has estado evitando?
 - ¿Quieres saberlo? -él asintió- No lo sé.
- Mmm es algo... lógico, dentro de tu cordura ... puedo comprenderlo.
Miley rió y unió su cuerpo con el de él. Abrió su boca y su cálida lengua buscó la de Nick que salió al encuentro en milésimas de segundo. Ese momento duró poco.
- Bueno cielo, que empiece nuestro juego -dijo Miley separándose de él y apretando otra vez el botón
- No aguantamos más de un día.
- No aguantarás tú...
 - ¿Tú no estabas enferma? ¿Cómo que ahora andas provocando a todo el mundo?
- Resulta que quien me pone enferma eres tú. Y no provoco a todo el mundo, a no ser que seas tan egocéntrico que te creas el mundo.
- Creo que contigo no me voy a aburrir, tendré que enseñarte a mantener los modales -dijo acariciándole el trasero
- Que graciosito eres Nicky.
- Dime cielo. Con ese tonito que pones tan dulce.
Las puertas se abrieron y Miley salió delante de él.
- Wow Miley, esos pantalones te hacen un culo apretadito -rió- ¿Podré indagar ahí?
- Cállate Nick, mantén la compostura. Eres un personaje público. ¿No querrás que tus fans de 13 años se escandalicen no?
- ¿Te acompaño a tu habitación? Podrías caerte, escurrirte...
- No, vuélvete, en poco tienes que atender a los periodistas.
Nick la miraba con las manos metidas en los bolsillos, parado en mitad del pasillo.
- Tienes que maquillarme baby.
- ¿No te dura lo de antes?
- Resulta que me has hecho sudar y se me ha ido todo.
- Pasa... -permitió Miley haciendo un gesto con la mano.
Antes de cerrar la puerta Nick se aseguró de que nadie le veía entrar allí. Después, cerró y abrazó a Miley por la espalda haciéndola temblar.
- Nuestra primera vez en todo -dijo él en su oído- la primera vez que te abrazo así.
- La primera vez que te siento tan cerca...
- Son las doce del mediodía, ¿Crees que llegaremos a las seis de la tarde?
 - Sí, tengo fuerza de voluntad.
- Cuando empieces a pensar con la entrepierna quiero que me digas lo mismo. Hueles tan bien...


" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 8



va dedicado para toooodas y caadaaa una de udes!! ;) las amo ;)



Viaje a Londres. Dos semanas después
Miley subía cargada a su habitación. No había tenido elección y había tenido que aceptar el acompañar a Nick y a su trupe a Londres. Después de una fatua discusión con sus superiores, Miley no había podido hacer otra cosa más que aceptarlo.
Durante el vuelo, Nick y ella habían podido entablar una conversación como personas civilizadas y eso, había hecho que Miley cambiara algo la imagen que tenía de Nick. Le había parecido un tipo interesante a la vez que encantador.
- ¿Me podría ayudar alguien no? -dijo dejando todas las bolsas y maletas en el suelo, buscando su tarjeta para entrar- Gracias por la ayuda.
Se cambió de ropa a toda velocidad y en una hora fue hacia dónde Nick daba una entrevista hablando del concierto. Él cada día estaba más guapo, o eso le parecía a Miley desde que habían permanecido casi todo el vuelo hablando. Sus fuerzas iban disminuyendo y... no tenía mucho futuro negándole. No encontraba el motivo por el que lo rechazaba todo el tiempo si siempre había esperado a tener a un hombre como él. Seguramente fuera magnífico.
- Date la vuelta -dijo Miley peinándole- ¿Por qué no te traes a tu peluquera? -preguntó simpática por primera vez con él.
- Ya estás tú -la miró con una mirada limpia, por primera vez, también.
- Me pagarás algo más ¿No? Yo esto no lo hago en balde.
- Lo que tú quieras -dijo ahora cambiando la luz de su mirada, desafiante.
- De verdad... -se mordió el labio inferior- no creo que lo que yo quiera.
 - Lo que tú quieras siempre y cuando no afecte mi estado de salud físico.
Miley rió y le dio en la cara jugando.
- No tenía pensado pedirte que me dejaras arrancarte la piel a tiras eh... 
Había experimentado un gran cambio su relación con él. Ya no la atosigaba, no le decía nada salido de tono, ya no la tocaba. Y Miley lo necesitaba. ¿Cómo era posible? Ni ella lo sabía. Sólo era consciente de que el cuello de Nick la ponía muy caliente, al igual que sus manos. Unas manos grandes y fuertes. Y su espalda ancha. Y sus piernas musculosas. Y su trasero.... y él al completo. Además, la ropa que ella le daba, le hacía verse aún mucho mejor. Un vestuario clásico que la volvía loca.
La entrevista duró media hora y tras esa media hora, Miley se vio perdida. Pero resistió. No por mucho tiempo más.
- Ya está todo hasta dentro de media hora -dijo él colocándose el cuello de la camiseta, sonriéndole-
- Si... -dijo ella con la boca entreabierta, estaba ardiendo por él, pero aguantaría
- ¿Qué pasa Miley? ¿Te encuentras bien?
- Sí, bueno... solo me sentí un poco mareada, eso es todo.
- ¿Te acompaño a tu habitación?
- Te lo agradecería. No me gustaría escalabrarme...
- ¿Quieres alguna pastilla o... lo que sea?
- No, gracias. Solo necesito ir a mi habitación y descansar.
Nick le cedió su brazo para que ella se agarrara a él y enseguida llegaron al ascensor.
- No, no... Prefiero escaleras -dijo Miley temerosa.
- ¿Tienes claustrofobia?
- No es eso..
- Venga vamos, no pretenderás que subamos hasta la última planta por las escaleras.
Nick la arrastró hacia dentro en cuanto las puertas se abrieron y una señora mayor salió del elevador. Las puertas se cerraron. Al contrario que Miley, que se abrió.
- Te sienta muy bien esa camiseta -dijo Miley apoyada en un lateral, frente a él
- Vaya, gracias. Nunca habías tenido un detalle así conmigo.
- Te lo digo de corazón, hoy te veo... diferente.
- ¿Vas a pulsar ya el botón? -preguntó Nick y Miley extendió la mano para darle
- No desvíes mi atención Nick.
- ¿Qué te pasa? -preguntó algo divertido
- Eres sexy.
Nick extrañado se paró a pensar unos segundos.
- Tú también.
- No tanto como tú -confesó ella acercándose
- No me tientes –rió.
- No te estoy tentando cielo -llevó su mano derecha al nacimiento de sus pechos, haciendo que el primer botón de su camisa ajustada se desabrochara
- Ese cielo no es usual en ti. Ni esa... -tragó saliva- mano ahí. 
- Me voy a sincerar contigo. Te lo mereces únicamente por tener la boca más deseable del mundo.
- Empieza -Nick comenzó a entrar en el juego viendo que Miley no frenaba
- Me pongo caliente cuando pienso en ti, cuando te veo, cuando te hablo y me contestas.
- Es recíproco bonita -apartó el pelo de su cara- podemos darle a stop y que este ascensor se pare durante lo que dures a dos palmos del suelo- Miley pulsó el botón sin pensarlo- Bájate los pantalones.
- No. Escúchame bien. Quiero que juguemos. Limpio o sucio. Como te guste. Pero... quiero que te corras al verme.
- Oh dios eres más de lo que me pensaba... -dijo excitado- yo también quiero que te corras al verme.
- ¿Crees que no lo hago?
 - ¿Crees que yo tampoco?

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 7





- Y bueno, Nick y tú .. ¿Son pareja oficial? -preguntó Miley para pillar a Nicole
- Claro que sí -respondió ella con seguridad
- ¿Si? Pues yo quiero tener una relación como la vuestra, tan liberal...
Nick le daba pequeños golpecitos a Miley con la rodilla para que se callara.
- ¿Liberal? -preguntó Nicole confundida
- Sí, ¿No te lo ha dicho Nick? Él el otro día me dijo que si quería acostarme con él. Pero yo dije, "¿Cómo voy a acostarme contigo, si tienes pareja?".
- Eso es mentira - intervino Nick tenso
- ¿Cómo que es mentira? Sí que dije que tenías pareja.
- Eso no, lo primero.
- Nicky, eres muy gracioso -fingió una carcajada de risa- Si me contaste que no aguantas con la misma más de dos semanas. Tú llevas ya con él...
- Dos semanas -dijo Nick afectada- ¿Nick eso es verdad?
- Te prometo que no…
- Oh mira, ¿Ves? No jura. Lo promete... yo creo que deberías buscarte otro amigo eh. Pienso que él te engaña.
- ¿Ibas a cortar conmigo? -preguntó ella con lágrimas en los ojos
- Yo nunca he dicho eso.
- Sí que lo dijo, créeme -siguió metiendo cizaña Miley
Dos minutos más tarde Nick y Miley se quedaron solos. Nicole se marchó desolada de su casa y Nick hecho un basilisco increpó a Miley.
- ¿Tú quién eres para decir eso?
- ¿Yo? -dijo burlona- Miley ¿Acaso es mentira? Es igual que lo que tú pusiste en la carta.
- ¡No es igual! Tú le has roto el corazón a una persona.
Miley se tiró al sillón y comenzó a reír sin parar hasta el punto de que no podía articular palabra.
- Yo no he sido la que solo quería a esa pobre chica para follar. Para aliviarte. Para correrte. Para que tus huevos descansaran ¡eh! Si quieres correrte hazte una paja y acabas antes. ¡No hieres a nadie!
- Házmela tú.
- ¡Qué asco! ¡Pero qué asco!
- Ahora estoy libre. Vamos, me pones a mil cuando te enfadas, ya lo sabes.
- Es como si le pides a un muerto que resucite. Imposible.
- Mm pues mi chica -miró hacia su bragueta- resucita cuando ve chicas guapas como tú...
Miley empezaba a sentirse bien con Nick. Tal vez quisiera. Sí, estaba claro que quería. Pero aún no...
- Tu "chica" resucita hasta con la vieja que presenta el telediario. Ah ¡Qué asco!
- Quiero saber cómo lo harás con esa boquita tan... tan mal hablada. Eres capaz de dejarme en evidencia delante de todo el mundo. Y yo quiero darte un castigo. ¿O sería un regalo?
- Pero vamos a ver, ¿Eres bipolar o qué? Hace unos minutos eras encantador y ahora eres un gamusino sin cerebro.
- ¿Gamusino sin cerebro? Hace unos minutos era encantador porque aún no me habías dejado como un completo putero.
- Te he dejado como lo que eres, ahora... ¿Seguimos trabajando? Por favor.
- Como quieras
Miley reanudó su tarea pero esta vez con un Nick insoportable, como de costumbre. Ella estaba agachada, tomándole el bajo a otros pantalones cuando Nick le acercó su paquete a la cara.
- ¿Pero es que no me entiendes cuando hablo? -gritó ella.
- Oh si, qué mal genio... -dijo riendo
- Te vas a reír de tu abuela -cogió su bolso dispuesta a irse pero él la agarró por el brazo y la atrajo hacia sí- Déjame.
- Ehh sh, no te vas hasta que no termines de arreglarme esa ropa.
- Contrata a otra persona porque yo contigo no me quedo.
Se soltó de él y cuando abrió la puerta, Nick se la cerró de golpe. Quedando ella entre esta y él.
- Qué soberbia tienes niña. No puedes ir así por la vida -llevó su mano hasta las nalgas de Miley-
- No me toques -cerró los ojos
- ¿Y si quiero qué? -le dio la vuelta y quedaron cara a cara- Eres jodidamente guapa. Con esas pestañas tan largas...
- Y tú eres feo. Muy feo.
- ¿Es lo más fuerte que se te ocurre para insultarme?-rió
- Retrógrado.
Nick le levantó una pierna y se acercó más a ella, dejándola casi sin respiración.
- Ahora vas a volver conmigo y vas a terminar de hacer tu trabajo. Sin rechistar.
- No voy a hacer lo que tú me digas eh. Podré acabar mi trabajo, pero yo hablaré lo que a mí me dé la gana. Besugo, que eres un besugo.
Nick sin pensárselo dirigió su boca a su cuello y le dejó la marca de un chupetón.
- ¿Por qué lo has hecho? -dijo mientras se limpiaba los restos de saliva
- Porque quería probarte. Y sabes a gel de frutas ¿No es cierto? Es el preferido de las chicas con las que me acuesto, no sé qué tendrá que les gusta a todas
- ¿No insinuarás que soy la siguiente en tu lista verdad?
- No lo insinúo, podría apostar cualquier cosa a que en menos de un mes tú y yo hemos follado más de dos veces.

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 6



Diez minutos de espera hicieron que Miley se crispara. Pero cuando lo vio aparecer creyó que se empezaba a derretir empezando por el cerebro por pensar aquello.
- ¿Ya? -dijo tratando de hacerse la dura- Venga, te lo vas probando y si algo te queda grande me avisas, entro y le tomo las medidas.
- ¿Y por qué no te quedas? ¿No acabaremos antes si no tienes que estar entrando y saliendo?
- No -dijo ella sin mucho convencimiento- bueno, vale.
- ¿Estás más relajada hoy? -preguntó desabrochándose el cinturón- Me dan miedo las agujas sabes... bueno, más bien tú con las agujas.
- Por eso pórtate en condiciones, hoy no hay Joe que te salve.
Nick sonrió. ¿Qué le costaría ser así siempre? Tan callado, tan simpático, tan agradable... en vez de ser tan bocazas, apático con ella y desagradable. Se bajó los pantalones y Miley no pudo resistir la tentación de mirar a dónde llamó más la atención. Su paquete. Se puso colorada o al menos ella creyó eso, ya que una inevitable calidez subió a sus mejillas. Deseó que todo lo que se probara le estuviera bien, pero cuanto más fuerte deseas, menos se cumple.
- ¿Que te están grandes? ¡Eso es imposible! -dijo escéptica- No...
- Miley, señala lo que me está grande y listo -dijo incrédulo negando con la cabeza- Hoy estás espesita eh. ¿No has tomado café?
- Déjame, no es asunto tuyo si tomo café o dejo de tomarlo.
Se puso en cuclillas y con varios alfileres sujetos en su boca, comenzó a agarrar la tela que sobraba. Miley podía sentir la risa apenas audible de Nick.
- ¿De qué te ríes? ¿Quieres que te lo clave? -dijo señalando el alfiler…
- Estás muy graciosa cuando te pones histérica.
- ¿Ah si? -se puso de pie- Pues yo no soy ningún mono de feria para que te rías de mí eh -advirtió con el alfiler apuntando hacia él
- Perdón, perdón -dijo apartándose un poco- baja esa arma destructiva. No quiero terminar como un colador.
- Pues cierra el pico.
Miley de nuevo se agachó y siguió ajustándole el pantalón hasta que le quedara bien. En ese momento, cuando menos se lo esperaba y cuando más tranquila estaba, una voz aguda y más bien alta, la sacó de su efímera tranquilidad.
- Amor ¿Por qué no me has avisado de que te levantabas? -sintió que Nick se movía.
- Quieto -ordenó Miley con voz seca y cortante, evitando alzar la cabeza para encontrarse con aquella tipa, pero Nick no hizo caso- te digo que quieto -repitió amenazante.
Nick le dio un beso en los labios a Nicole y Miley lo pudo ver por el rabillo del ojo. Ella aprovechó y le pinchó con el alfiler en la pierna.
- ¡Ahhh! Serás... -dijo él llevándose la mano a la pierna
- ¡Te dije que te estuvieras quieto! No te quejes tanto que no duele.
- ¿No duele? Déjame uno que te lo clave yo a ti a ver si no te duele.
- Bueno, esto ya está. Quítatelos.
- ¿Aquí delante de ti? - preguntó Nicole atónita-

- No, se sale al balcón si te parece -contestó Miley irónica y con tono hiriente- es broma Nicole -dijo fingiendo una sonrisa- si yo a Nick le he visto muchas veces desnudo. ¿A que sí?
Nick la miró raro y Miley  se ofuscó de nuevo. ¿Por qué tenía la inmensa necesidad de hacer creer a Nicole que le había visto desnudo muchas veces? La chica se sentó en el sillón y callada, observaba cómo Miley hacía su trabajo.
- ¿Es difícil hacer eso? -preguntó Nicole recostada sobre el brazo del sillón
- ¿El qué? -preguntó Miley, apartando la mirada de la chaqueta a la que estaba arreglando, y provocando un nuevo pinchazo en Nick - Uh perdón -le enseñó los dientes como si de una sonrisa se tratara, una sonrisa sin ganas- ¿Pincharle? ¿Que si es fácil? Sí, y más cuando le tienes ganas
- No -rió Nicole- poner esas agujitas.
- Es... simple
A Miley le dio pena aquella chica. Parecía más joven que Nick y él se estaba aprovechando de ella. Tanto por su juventud como por su falta de neuronas. Se veía en las preguntas que hacía. Quiso ayudarla para que lo dejara, así también jodería a Nick. Mataba dos pájaros de un tiro.

Two people who lit my path Capitulo 24


bueno chicas ak termina el maraton!! espero q les guste!! y para seguirlo 6 comentarios x lo menos!! miren q fue MARATON!!! jeje bue las amoo y un besito para cada una de uds.. y espero q les guste mucho mucho q pronto se viene algo un poco triste en esta nove pero bue.. las kieroo ;) bye bye



Así pasaron 3 días. La salud de Nick estaba mejor pero aún no estaba recuperado el Todo. Sus amigos lo iban a ver al departamento mientras él estaba acostado o los acompañaba en la sala de estar. Tenía angustia, lo más probable era que no pudiese presentarse en el concierto con Miley como se lo había prometido.

Miley estaba en el balcón de su casa ensayando. Eran aproximadamente las 6 de la tarde y los rayos solares eran tibios. Era invierno, estaba todo nevado aún. Era un hermoso paisaje pintado de blanco, su mirada estaba clavada en él y no podía evitar sentirse angustiada por que no cantaría con Nick, un mes ensayando donde se aprendió a conocer mucho más con él y donde pudo darse cuenta que lo amaba. Sus gestos, su sonrisa, su forma de tratarla, todo era perfecto y que mejor forma que finalizar todo aquello con la canción en el concierto? Pero bueno… Prefería el estado de salud de él pues si algo le pasaba se moriría.
………….
Al llegar donde habitaba se dio cuenta que su hermano carecía del gusto de decoración y era un fracasado. Tocó la puerta entusiasmada. Si no le había dicho lo que encontró fue porque quería guardar la sorpresa. Rezongando le abrió la puerta y al notar su rostro feliz supo de qué se trataba.
Liam: pasa –se hizo a un lado y entró- y?
Delta: mañana… estuve haciendo mis averiguaciones y Miley aproximadamente a las 10 de la noche cantará con –hizo el sonido de tambores con sus manos- con mi Nick!!!
Liam: qué?
Delta: Ambos son maestros de música en el Instituto!. Es demasiada coincidencia!
Liam: bien, me dirás como llegar allá? No conozco a ese Nick ni como tú lo conociste
Delta: te dije que me lo topé en una fiesta y ahí ocurrió de todo –sonreía
Liam: ok, pero dime como llegar…
Entusiasmada le da los datos y todo como llegar. Liam quería ver como estaba Miley, tal vez, recuperar su amor, pero no quería en lo absoluto al niño que ella esperaba aunque fuese su hijo. Delta, la rubia platinada, quería ver si podía conquistar al chico que la dejó loca por su belleza. Tomaron té y juntos platicaban en el sillón mientras veían TV.
La noche cayó y con ella los nervios de Miley. Estaba acostada cuando su mamá y papá llegaron a la habitación. Esbozó una sonrisa enorme.
Billy: hija, te irá muy bien^^
Tish: nos despedimos ahora porque mañana tenemos que salir temprano a trabajar y tú no te despertarás a las 6 de la mañana.
Billy: Nos veremos cuando estés en el Instituto, Noah se va contigo y Demi no?
Miley: siii, eso es bueno =)
Billy: Buenas noches –le besó la frente.
Tish: Buenas noches mis amores –besó el vientre de Miley y la frente de esta.

Volvió a estar sola en su habitación con la luz encendida. Miraba algo de TV cuando observó su celular. No había sabido de él en ese día así que con nerviosismo marcó su teléfono. Mientras que él se duchaba cuando en una mesilla blanca al lado de la tina, estaba su celular sonando.
Nick: hola? –cerró la llave del agua
Miley: Como estás Nick?
Nick: Smiley! –Se terminó de secar el cuerpo- estoy más o menos, pero no podía dejar de ducharme…
Miley: Después te enfermas de nuevo Nick –tono triste
Nick: Te importo? –tono curioso
Miley: Bastante, eres mi… mi mejor amigo –se mordió los labios al escuchar la respiración masculina de él.
Nick –tosió- creo que no podré cantar contigo y eso me apena bastante –volvió a toser
Miley: prefiero tu salud antes que todo….
Nick: Solo quiero que estés tranquila, todo saldrá perfecto y podrán escuchar tu hermosa voz
Miley: Créeme que me angustio cantar sin ti –trató de no llorar pero Nick notó ese tono de voz.
Nick: tú crees que yo no? Estuvimos un mes ensayando, pero no importa ahora, yo no importo, lo que vale es que brilles como siempre lo has hecho…Ahora, duerme, me gustaría estar a tu lado y abrazarte para que estés tranquila.
Miley: Gracias x ser así Nick –Ambos hablaban con los ojos cerrados para sentir aún más la voz del otro- Jerry te manda besos.
Nick: Dile que lo quiero como si fuera mi hijo –luego de decir eso se despidió.
Miley quedó boquiabierta, jamás Nick le había dicho eso sobre Jerry. O sea, de que se encariñó con el sí, pero quererlo como si fuera su hijo? Esa frase la terminó matando, lloraba apretando la almohada. Hasta cuando seguiría guardando en su alma que lo amaba? Estaba todo muy claro, su mejor amigo la quería, pero…  de la misma forma que ella lo deseaba? Prefería no ilusionarse con nada.
………….
Cuenta Miley
Eran las 6.15 de la tarde. Demi había llegado con Joe a mi casa. Noah me ayudaba a arreglarme y alejar un vestido correcto. Tenía que estar a las 7 pues tenía que ver a mis alumnos, a darles seguridad y ver todo antes de que comenzara a las 8. Demi me alisaba el pelo mientras Joe estaba acostado en mi cama viendo TV.
Miley: Aiii Joe, y pensar que Demi te miraba como alguien a quien debía respetar
Demi: no lo digas que se le subirán los humos
Joe: Somos muy amigos, solo debe tenerme “respeto” en el trabajo para evitar problemas con otros trabajadores –le guiñó el ojo a Demi con una sonrisa encantadora.
Miley: quien diría que después de 4 meses el jefe de mi amiga, es mi amigo y está acostado viendo TV en mi cama

Juntos nos reímos y antes de irnos comimos unos pastelitos que mamá había hecho. Noah le dio comida a Floyd y nos pudimos ir tranquilos. Durante el viaje me sentía extraña, era raro pensar que cantaré frente a varias personas, tendría que cantar la parte de Nick pero bueno, si tengo éxito será gracias a su bella canción. Estaba algo oscuro ya el cielo pues eran las 7 y en invierno oscurecía más temprano. En mi oficina me encontré a Justin y Selena esperándonos.
Justin: Joe! Demi!
Sele: Miley! –nos abrazamos- te ves hermosa…=)…Noah
Noah: Hola chicos… 
Miley: Bueno, ustedes tienen asientos reservados así que no se preocupen por ir a sentarse. Quédense acá, hay TV y cosas para degustar. Yo iré a ver a mis alumnos, los veo cuando salga a cantar como a las 10
TODOS: Bravo! –me aplaudieron de antemano y me abrazaron para darme tranquilidad.
………………….
Era temprano aún pero bueno, Liam tenía influencias por ahí y consiguió asientos. Con Delta, su hermana, prefirieron sentarse atrás, así Miley no lo vería. Querían cerciorarse de que ella estuviera. De ser así, volvería para tratar de conquistarla y tratar de desaparecerla meses después que naciera su hijo.

Two people who lit my path Capitulo 23



Fue el doctor a su departamento. Estaba enfermo, todo indicaba que era culpa de la nieve que cayó sobre Los Ángeles ese día. Volvió a estar solo, con dificultad aun sintiéndose pésimo se sentó en la lujosa sala de estar, la ventana estaba cerrada ya que a pesar de estar con un hermoso cielo, era temprano y el frío de invierno era abrumante.
No podía llamarla ya que le temblaban las manos y no podía marcar bien en el celular. 4 días sin verla, era un infierno. Deseaba de sobre manera poder abrazarla, sentir su calor, su vientre contra su cuerpo, algo que lo tranquilizaba bastante. Se movía de un lado a otro. Fue a tomar café pero su cuerpo lo sentía débil, casi sin control. El doctor le dijo que solo tenía que reposar, tomarse las pastillas cada 8 horas y esperar. Volvió a acostarse, pero en su mente aparecía otra vez el rostro de Miley.
Nick: Creo que me estoy volviendo loco –dijo casi llorando…
De pronto se acordó que hace unos meses su madre, padre y su hermano se le habían aparecido en el sueño. “Paul: Aprenderás a amar a una persona de una manera muy bella sin importarte las Condiciones de cómo es… en realidad…
Frankie: 2 personas llegarán para iluminar tu camino…no te impacientes que el futuro te trae eso y mucho más”


Acaso esas dos personas eran Miley y su bebé? Creyó que se iba a morir, llegaba a delirar, la fiebre aumentó y no era normal.
Nick: Miley, Miley, mi niña… -repetía con los ojos cerrados, estaba claro que ella, su mejor amiga se había convertido en algo fundamental en su vida- Miley….
De pronto se quedó dormido encima de la cama solo con los jeans y a pecho descubierto. Su piel sudaba….
………
Dijo que iría a verlo, quiso ir sola. Tomó el ascensor ya que Nick vivía en el piso número 14, el penúltimo. Tenía angustia, no sabía nada de él y realmente lo amaba. Tocó la puerta pero nadie contestaba. “Dentro de ese timbre está la llave” recordó que su amigo le dijo el lugar secreto para una llave escondida. AL entrar vio todo ordenado. El silencio reinaba y ella se asustaba. Tratando de no hacer ruido llegó hasta la habitación de huéspedes sin querer y allí lo vio

Cuenta Miley
Estaba acostado en la cama, se notaba que no estaba bien. Tenía el rostro pálido, respiraba agitado, le sudaba todo el cuerpo. Tenía su mano entreabierta yo me acerqué lentamente y se la tomé.
Miley: mi niño –le besé la frente- estás con fiebre…

Busqué dentro de ese enorme lugar un paño y agua fría, poco a poco se la pasé por el abdomen para bajar la temperatura. Debía decirlo, era musculoso, era tentador tenerlo así. Poco a poco fue respirando normal, estaba enfermo. Como pude traté de llevarlo a su cama. Hice que se apoyara en mis hombros, me costó bastante llevarlo a su habitación ya que a mí me costaba moverme por el peso de mi bebé y más encima Nick era más alto que yo y pesaba harto. Cuando lo apoyé encima de su cama, le acomodé las almohadas. Estaba un poco mejor. Me acosté a su lado y con mi dedo le acariciaba el borde de su nariz, sus labios, su mejilla la cual besé. Estaba mirándolo fascinada, unos milímetros de su rostro me separaba, podía sentir su respiración contra mi cara hasta que despacio el abrió sus ojos marrones quedando frente a los míos.
Nick: Miley? –una sonrisa enorme se le dibujó en sus labios- auuuu mi cuerpo.
Miley: quédate quieto iré por agua….
Nick: no, no, quédate así mi niña –como pudo se me acercó y besó la comisura de mis labios sin darse cuenta- - me siento mal…
Miley: no quieres que te lleve al hospital Nick?
Nick: no, quédate así como estás.
Miley: descansa, que dormir hace bien –le acariciaba su pelo negro  mientras él me miraba.
Nick: que pasa si me duermo, despierto y no estás? –hablaba un poco débil.
Miley: Te lo prometo amigo, estaré aquí contigo –le besé la frente, él se acercó a mí y apoyó su cabeza en mi vientre…
Nick: puedo sentir como se mueve Jerry –susurraba con los ojos cerrados.
Miley: apóyate no más, duerme tranquilo…

El silencio reinó su habitación, el viento entraba y suavemente rozaba nuestros rostros. Yo le acariciaba el pelo mientras él dormía. Ya no se veía tan mal pero aún podía percibir que le dolía el cuerpo
Miley: Te amo Nick –susurré muy despacio, él no lo sabía.
Me empezó a dar sueño, con mi mano atrapé una almohada y la coloqué detrás de mí sin moverme mucho para no incomodar a Nick. Era una sensación de paz tan enorme que ambos quedamos dormidos………………
……………….
Pasaron 3 horas, el silencio aún estaba. Nick abrió sus ojos lentamente, “Miley” pensó de inmediato, con un poco de susto tanteo con su mano a su alrededor tocando el enorme vientre. Dio un suspiro al notar que aún seguía. Se levantó un poco y la vio tan dócilmente dormir. Con una tentación enorme se acercó a su rostro. Aquellos labios brillaban, lo atraían como el polen a la abeja, lo atormentaban. Suavemente los rozó con los suyos jugando despacio. 
Nick: Miley… -seguía jugando suavemente con sus labios mientras ella dormía, eran suaves y las ganas de besarla eran muy grandes- gracias por ser como eres Smiley –paró de hacer eso porque sentía que violaba la privacidad de su amiga. Como aún le dolía la cabeza, se volvió a acostar pero esta vez al lado de ella. Miley sin darse cuenta se aferró al cuerpo de Nick y apoyó su rostro en su pecho. Él por su parte, la rodeó con su brazo posando su mano en el vientre- Buenas noches mi niña...- no deseaba despertarla pues ella dormía, tan solo disfrutaba de la compañía de la muchacha que muy bien le hacía a su alma y sobre todo a su cuerpo...

Two people who lit my path Capitulo 22





Nick miraba a Miley, ella estaba desconcertada. Un dolor se apoderó de su pecho, respirando agitadamente. Lo único que podía calmarla era algo… su voz
Nick: mi niña… -por primera vez le dice así a su amiga- estás bien?
Miley: siii, siii –tomó bebida mientras Nicholas no despegaba su mirada de aquel chico que le resultaba familiar.

Cuenta Miley
No podía decirle que aquel muchacho era Liam, el poco hombre que quiso que abortara a mi hijo. Si le decía a Nick, él era capaz de matarlo. Siempre me decía “Smiley, si un día me topo con ese desgraciado, te juro que no respondo de las consecuencias”. El trataba de ayudarme, él sabía casi todo lo que sufrí por culpa de ese desgraciado. Sin dar mayores explicaciones le dije a Demi que me quería ir. Ella notó en mi mirada el nerviosismo. Para que Liam no me viera me fui por otra puerta del local. Los muchachos nos siguieron y así pudimos salir inadvertidos.
Liam: Me pareció conocer esa chica
Delta: ahhh? –Se dio vuelta a mirar- no hay nadie, en fin, no te preocupes que dentro de 3 o 4 días sabremos donde esta Miley.
Ya afuera del recinto, donde nevaba, les expliqué a mis amigos que me sentía mal. Que el olor al cigarro no era bueno para mi bebé. Claro, era mentira. Juntos caminamos hacia los autos riéndonos de las caras de Justin, era muy chistoso. Noté la mirada preocupada de Nicholas, yo sabía perfectamente que él no se tragaba el cuento de “el humo del cigarro”. Cuando llegamos a los autos tuvimos que despedirnos. Claro, pedí disculpas por lo ocurrido pero ellos me daban su apoyo. Me despedí de todos menos de Demi quien me iría a dejar a casa. Al momento de despedirme de Nick me dijo con su increíble voz al oído.
Nick: Tendremos que hablar amiga, sé que algo malo notaste y no era precisamente lo que dijiste.
Miley: Que tienes Nick que adivinas lo que sea? –sonreí.
Nick: pregúntale a mi corazón –dicho eso me puse nerviosa, depositó sus hermosos labios en mi frente con una sonrisa increíble, como la primera vez que hablamos- trata de calmarte que si algo le pasa a Jerry –miró mi enorme vientre- yo me muero.
Se formó un nudo tan grande en mi garganta. Como era posible que mi mejor amigo quisiese de esa forma a un niño que ni siquiera es su hijo? No sé qué me pasaba últimamente….
……………………
Al poder llegar a su casa, derrotada por el cansancio, no dudó en acostarse en su cama. Se despojó de su ropa y colocó sobre su cuerpo un pijama abrigador. Pronto cumpliría 8 meses, tan poco faltaba para que su niño naciera. Siempre pedía a Dios que naciera sano ni que nadie lo dañase. Sus ojos color azul se clavaron en la ventana recordando la última frase que le dijo su amigo. “si algo le pasa a Jerry yo me muero”. Esa frase fue la gota que derramó el vaso, con lo que ya no podía negarse a sí misma ni a su corazón, ya lo tenía más que claro.
Miley: creo que yo y mi hijo… te amamos Nick -dijo al llorar en silencio en la oscuridad de su habitación.
Temía por sus sentimientos. No quería volver a sufrir por un hombre, pero él, mejor amigo y compañero de trabajo irradiaba algo, tranquilidad, seguridad, cosas que con ninguna persona del sexo opuesto tuvo.

Nick por su parte al llegar su departamento sintió una angustia enorme en su corazón. Era cierto, la preocupación que su amiga tenía no le hacía nada de bien al pequeño. Era tanto lo que compartía con Miley que ya claramente sus sentimientos eran muy confusos. Pasaron 3 días sin verla, le dolía la cabeza, no sabía porque. Se acostó y pudo conciliar el sueño pero horas después. Su cuerpo sudaba junto a un dolor extraño que le oprimía el cuerpo. Supuestamente al otro día tenía que ir a “Academia cyrus” para revisar que todo estuviera en orden, afinar detalles con el resto de los maestros de música, ya que en 4 días era el concierto.

Cuenta Nick
Al ver la hora en el reloj noté que era tarde, bastante tarde. Eran las 12 del día y me tenía que haber juntado con Miley y los demás profesores a las 9. Al levantarme para poder irme un dolor me paralizó, notaba que mi cuerpo estaba caliente y sudaba mucho. Con dificultad abrí la ventana de mi habitación y volví a acostarme. Tomé mi celular que estaba al costado de mi cama y vi 4 llamadas perdidas de ella. Un suspiro amargo di al ver que no me había percatado de ellas.  Traté de marcarle pero me sentía tan mal que volví a dormir.
………..
Miley terminó de afinar al coro de niños que se presentarían y fue a la oficina de su abuelo.
Ron: Nieta! Cómo estás?
Miley: apenas puedo caminar con esta panza abuelo –reían- estoy preocupada. Nicholas Jonas no es una persona que llegue tarde, no contesta su teléfono, algo le pasa.
Ron: tú siempre tuviste presentimientos asertivos, llámalo otra vez.
Se despidió de él, continuó caminando hasta que su mamá la fue a buscar en auto y juntas llegaron a la casa. Noah había llegado de la preparatoria y se fue a acostar un rato con ella.
Noah: Miley, 1 mes más y nacerá Jerry! –gritaba
Miley: que emoción –se mordió los labios- sabes? Estoy preocupada por Nick
Noah: que pasó? –se apoyó en las almohadas
Miley: No fue a ver los detalles del concierto, de nuestro último ensayo, no contesta el teléfono. Serán acaso sus nervios?
Noah: puede ser como también puede ser que esté enfermo?
Miley: si… -entró caminando despacio el cachorro negro- Floyd! Ven –lo tomó- aiii perro, cada día pesas más
Noah: Es mejor así, tiene que ser el caballo de mi sobrino cuando crezca –se reían.
Miley llamó a Joe y a Justin. Ambos le decían que llamaron a Nick pero no contestaba. Se movía de un lado a otro pero su preocupación se hizo aún más grande.

………La rubia caminaba con sus amigas luego de hacer la rutina típica de una muchacha “hueca”, ir al Shopping para gastar y gastar el dinero en ropa y maquillaje.  Su mirada se fijaba en el frente cuando de reojo pudo notar en el vidrio de la ventana de un elegante restaurante una hoja con letras finamente doradas que decía:
En su Duodécima tercera vez, el honorable Instituto “Academia Cyrus” se complace en invitar a las personas que tengan un exquisito gusto por la música al concierto que se realizará en el gran salón del recinto. Grandes violinistas, pianistas, bailes, ópera, una bella canción interpretada por la hermosa nieta del dueño del lugar “Miley Cyrus” y el talentoso maestro de música “Nicholas Jonas”, lo que………………… ………………………………………………………………………..
Sus ojos color verde se abrieron bastante sorprendida, no había hecho el mínimo esfuerzo y de casualidad encontró lo que quería encontrar. En esa fina hoja la cual estaba en varias partes de la ciudad, decía hasta la dirección del Instituto.
Delta: aiii hermanito, encontré lo que queríamos –pensó maquiavélicamente y dándose cuenta que tal vez podía obtener lo que deseaba como mujer... a Nick otra vez....


jueves, 10 de noviembre de 2011

Two people who lit my path Capitulo 21



Delta Hemsworth  y Liam Hemsworth se hallaban juntos en un local de un barrio tranquilo de Los Ángeles. ÉL sostenía con cierto odio una foto de Miley y Ella pícaramente mira la foto que había conseguido de Nick. Él muchacho de ojos verdes conversaba con su hermana.
Liam: y por eso nunca más nos vimos
Delta: no te parece poco? –se reía pero el rostro de su hermano era serio- Yo soy mala pero querer abortar a un niño?
Liam: No sé si soy su padre, nunca me haría cargo de un enano, puagg! –hizo un gesto bastante feo, nunca a un niño se podría negar de esa forma pero como su educación era nula no le importaba- Yo hubiera estado con Miley si no se hubiera embarazado
Delta: los bebés se hacen de a 2… en fin, ahora veamos, consultemos donde queda ese famoso Instituto…
Liam: Deja conseguirme un auto y vamos por ahí los dos, después te ayudo a encontrar donde trabaja tu famoso Nicholas.
Delta: como quieras –siguió tomando café…
……
Cuenta Miley
Con Demi y Selena nos arreglamos. Los chicos estarían esperándonos en una heladería. Podía estar con Nick día por medio viéndonos, pero aun así me ponía nerviosa su presencia, su forma de mirarme, su todo. Demi me repetía una vez tras otra que me gustaba, no sabría decirlo. No quiero volver a sufrir por un hombre, pero conociendo el alma tan pura de Nick dudo que haga daño a una mujer, más aún que soy su mejor amiga.
Tomé el “ondulador” para acentuar aún más los rizos que tenía. Demi repasaba cuidadosamente el brillo labial y Selena se maquillaba.
Demi: Chicas, a veces no les aburre estar sin pareja? –mirándose al espejo.
Miley: porque lo dices? Si Joe últimamente te trata como reina… Te juro Selena que no me imagino porque será –sarcástica.
Sele: yo tampoco, al igual que no me imagino porque Nicholas es tan atento contigo, te quiere mucho y te mira con un brillo en sus ojos.
Demi: Joe de repente en horarios de trabajo me va a visitar a mi oficina, en realidad queda al lado de la mía…
Sele: Vamos? Son las 9…
……….
Para ser una mujer embarazada, Miley era bastante moderna. Y como una vez su amigo le dijo “Que el embarazo no te detenga, disfruta”.

Cuenta Nick
Eran las 9.20 y las chicas aún no llegaban. Joe estaba nervioso, era obvio, le gustaba bastante Demi y Justin a Selena. Sus miradas me presionaban para que algo les confesase pero no sentía que estuviera guardándoles algo.
Nick porque me miran así?
Mi primo tenía una mirada cómplice con mi Amigo…
Joe: mira ahí está Miley!
Un sentimiento de nervios me invadió, era algo que oprimía mi corazón. No!, realmente no estaba bien que pensara de esa manera por mi mejor amiga. Mis ojos se dirigieron a un lugar pero no había nadie…
Nick: que les pasa eh? –me molesté.
Justin: Y después nos dices que no te gusta….
Nick: Que no! Ya paren… -sus constantes preguntas me colmaban la paciencia. Dentro d mí no quería reconocer que me gustaba Miley, pero algo estaba claro, su presencia, su vientre, toda ella me causaba un escalofrío positivo.
Joe: ahí vienen! 
No era tan tonto como para caer en eso otra vez, pero al sentir su mano en mi hombro mi corazón latió más fuerte que de costumbre. Las chicas nos saludaban. Al dirigir mi rostro a mi primo pude notar que se sonrojó… Juntos fuimos caminando por un local donde se pudiera conversar, comer, tomar y hasta bailar si era necesario. Miley caminaba a mi lado. Todos miramos el cielo, estaba algo extraño poco a poco nuestros rostros eran cubiertos por pequeños copos de nieve. Era muy entretenido. Los chicos como si fueran niños jugaban unos metros más adelante que nosotros. Toda persona tiene su alma de niño, quería comprobarlo con Miley quien con una mirada fascinada miraba el cielo. Pude notar como temblaba lo que no me gustó nada
Nick: Estás bien?
Miley: se podía decir que sí –sonrió.
Nick: epa! Tienes las manos heladas.
Miley: últimamente el embarazo produjo amnesia en mí, olvide los guantes –reímos.
Nick: acércate un poco –le tomé sus manos y las sostuve entre las mías. Últimamente nos sucedía que no nos hablábamos pero si no podíamos despegar nuestros ojos del otro. Sus manos estaban frías, le di un beso en ellas y Miley sonrió nerviosamente
Miley: Falta tan poco para que hagamos el ridículo en el escenario –susurraba en mi oído mientras yo mantenía los ojos cerrados y sentía la mirada de nuestros amigos.
Ahí me pude dar cuenta que su voz era siempre una canción en mí. Que su presencia y todo lo que proviniese de ella dejaba huellas cálidas en mi corazón. No podía evitar mirarle sus labios, que cada día me atormentaban con su tentación. Estábamos muy cerca el uno del otro, su respiración golpeaba con mi rostro y la mía le daba calor en sus manos. Ese momento bello fue interrumpido por las voces de nuestros amigos…
Joe: mírate Miley, caminas raro
Sele: será porque está embarazada? –reímos.
Encontramos un lugar adecuado. Pedimos papas fritas. Una camarera atendía de muy mala gana, siendo objeto de burla de Justin, era el más gracioso de nosotros.
Justin: Esta cerveza está buena =P
Demi: aii chicos! Tienen que pedir puestos “VIP” para nosotros…
Joe: quiero ver como mi primo hace el ridículo.
Sele: tengan mucha confianza, irá bastante gente –comimos mientras reíamos, hablábamos… Nos estaban dando apoyo y eso era importante. Tenía miedo que todo saliera mal, pero Miley confiaba en mí al igual que nuestros amigos y todo el Instituto “Academia Cyrus”

En un momento sentí la mano de Miley apretar contra la mía. Era algo extraño, pero entre nosotros se había formado un laso tan importante que pude sentir su miedo. La miré a los ojos pero ella tenía la vista fija en un sujeto que conversaba con una muchacha bastante lejos de nosotros. Sin darse cuenta colocó su mano en su vientre aun con la mía sujeta.
Miley: Liam? –fue lo que susurró.

Two people who lit my path Capitulo 20



otros caps.. espero q les gusten y comenteenn!!! ;)


Cuenta Miley
Noté una presencia y al voltearme lo vi a él. Sus ojitos marrones me miraban tiernamente. No podía hablar, era la impresión de tenerlo en la puerta de mi habitación.
Nick: Miley… -me abrazó acariciando mi espalda.
Miley: Nicholas… cómo estás? –sonreía mostrando su blanca dentadura
Nick: Ufff, desperté tarde –reímos- linda habitación =)
Miley: Espera, traeré algo para comer y vuelvo –le besé la mejilla
Bajé con una sonrisa nerviosa en mi rostro. Al entrar en la cocina vi una nota en la puerta del refrigerador que decía “Fuimos a comprar, no te portes mal con Nick… te ama mamá”. Me reí, tomé una bandeja que había en la mesa y coloqué dos vasos de jugo y un plato con galletas, de esas que amaba Nick. Tragué saliva y subí despacio a la habitación otra vez. Al entrar lo vi arrodillado mirando unas fotos que tenía en una mesa, dentro de ellas dos ecografías que me había hecho. No sé si fue mi idea, pero sus ojitos le brillaban fascinados mirando. Una sonrisa tenía.
Miley: Veo a un hombre curioso en mi habitación ^^
nick: eh eh… -se paró asustado- lo siento
Le tomé la mano y juntos nos sentamos en mi cama. Yo tomé la ecografía y comencé a mostrársela
Miley: Este es cuando tenía 3 meses…
Nick: apenas se nota –sonrió mirándome
Miley: y esta –se la pasé- es cuando supe que era un niño –una lágrima brotó de mi ojo
Nick: Que chiquitito –se mordió los labios- es increíble que este bebé después estará en tus brazos… ah, espera –se levantó cuando del suelo tomó un paquetito envuelto como regalo con cinta azul- toma.
Miley: y esto?
Nick: ábrelo, se me ocurrió ayer, es re divertido
Se sentó a mi lado, abrí poco a poco el regalo. Al ver lo lindo que era me puse a llorar ÉL se asustó y me miró apenado
Nick: lo siento si te moles…-le puse mi mano en sus labios y lo abracé fuertemente. Nicholas me rodeó entre los suyos. Su calor era algo reconfortante, su mano acariciaba mi pelo, su rostro lo tenía apoyado en mi cuello.
Miley: Eres demasiado lindo conmigo Nick, no tenías que tomarte la molestia de pensar en mi bebé.
Nick: Es hijo de mi mejor amiga –sonrió- y lleva mi tercer nombre sin que lo supieras^^

Lo que contenía la cajita era unos zapatitos pequeños azules y un uniforme pequeño de marinero, algo que me causó demasiada ternura.
Nick: Gracias por ser como eres, mira –le tomé la mano y la puse sobre mi vientre, Jerry se movía cada vez que sentía la voz de Nick, tal vez, inocentemente creía que era su padre.
Nick: Jerry… -con su pulgar acariciaba mi vientre
Luego de ese momento tan lindo tomó su computador personal, yo dejé el regalito encima del mueble. Cuando íbamos a comenzar a ensayar mamá nos llamaba para almorzar. A Nick le advertí que mi padre podía parecer algo duro, pero era muy amable cuando lo conocías…
Billy: Hola Miley –me abrazó fuerte- se portó bien mi nieto?
Miley: Excelente –reímos, papá notó la figura alta de Nick y se puso algo serio- papá él es mi mejor amigo… Nicholas
Billy: Hola Nick
Nick: Buenas tarde señor Cyurus…
Miley: somos compañeros de trabajo, considerado el mejor maestro de música por el abuelo en el Instituto…
Reímos todos, ahí mi padre lo hizo pasar a sentarse. El almuerzo fue entretenido excepto cuando mi papá le preguntó cómo se llamaban sus padres. Nick orgullosamente dijo “Paul y Denise” además con suma tranquilidad dijo que habían fallecido. Mamá, Noah y Papá lo miran algo apenados y mi padre pidió disculpas.
Nick: no se preocupe señor, no tenía como saberlo =)

Así, habrán pasado 3 semanas. Nick iba más seguido a mi casa y mi familia lo conocía bastante, lo querían. Yo iba a su departamento a ensayar también, dándome cuenta de lo lujoso que era donde él vivía. Íbamos al Instituto para afinar los detalles de los alumnos, ahí nos encontramos con Selena.
Sele: Milagro que se aparecen –nos abrasó- realmente sus alumnos los extrañan.
Nick: No es por ser egocéntrico pero somos los mejores maestros de música
Estábamos tan centrados en esto de la música que dejamos un poco de lado a nuestros amigos. Decidimos juntarnos en el Shopping mañana.


Liam: Agggg! Me dijeron que estaba en esta ciudad –caminaba por las calles tratando de hallar un rastro de la madre y su “hijo”, a quien aún negaba su vida y su rol de padre- Esperen un momento –razonaba consigo mismo- su abuelo tenía un Instituto… ”Academia Cyrus”…
Se sentó en una incómoda silla de un parque. Tal vez buscaría en ese lugar, solo faltaba hallarla, y quien mejor que su hermana “Delta”, experta en ese tipo de temas. Cuando se acordó que su hermana no era ese tipo de personas que ayudaba por cariño, ayudaba por algo a cambio. No tenía dinero, no podía ofrecerle eso, pero la idea de encontrar pronto a Miley le era más importante. Marcó a su celular… tres veces pero no contestaba…
Delta: hola?
Liam: hermana! Cómo estás?
Delta: Aburrida y tú? –jugaba con su cabello rubio platinado
Liam: Necesito un favor…
Delta: Dime…
Liam: Tu eres experta en encontrar gente del pasado cierto?
Delta: Te doy un ejemplo?... Hace unas semanas me encontré con un chico llamado Nick Jonas, me dejó fascinada en una fiesta, y bueno… ya me conoces, no me gusta que los chicos se olviden fácilmente de mí –pausó pensando- te ayudo si tú me ayudas a saber donde trabaja o algo así…

Ambos rieron, digámoslo, su familia era algo complicada, sus padres no los querían y eh ahí el “porque” son tan malos en su forma de ser. La próxima semana era el concierto, Nick y Miley estaban felices pero no sabían que días oscuros se les vendrían, donde se comprobará lo mucho que pueden llegar a quererse o a defender lo que realmente aman.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 4


wooww chicas gracias x los comentarios!! ahora estoy en la oficina jeje y no hacemos nada... (por ahora) jeje y subire cap y Saris al Chat sera conmigo nada mas Max no quiere y se disculpa! :( y a Katty Amigaa ya avisare cual de estos dias estare libre y cn tiempo para un chat!! t quiero y extraño charlar contigo...
tambien para Anonimo Daniela, @YazSmiler, CamiCyrus, Anonimo les quería decir q muuuchas gracias x sus comentarios!!las amooo sigan asii hee!!! jeje y subiré maratón de las noves mañana en la tarde hoy estare ree ocupara!! bue... besos las kiero mucho mucho mucho bye bye..

ahaha m olvidaba tengo una nove Jemi quieren leerla'?? ;) jeje quiero resp.. ahora sii bye bye




Cuando llegaron al restaurante, Nick tuvo que pedir una mesa y por no haber reservado, tuvieron que esperar un poco a que alguna quedara libre. Miley se impacientaba y él intentaba calmarla, aunque siempre se llevaba alguna broma de ella.
- Mira, el que siempre hace su trabajo bien -dijo ella para picarle.
- No seas mala, tienes una cara demasiado bonita como para desperdiciarla con esas malas intenciones.
- ¿Me lo vas a prohibir?
- Tal vez tenga que castigarte... -le dijo al oído, mientras le pellizcaba el trasero- Y no me hagas volver a pellizcarte en ese culito. La siguiente vez no te lo pellizcaré...
- Nadie te ha obligado -dijo ella sin poder creer lo que decía- Eres libre de hacer lo que te nazca -vio maldad en su mirada, maldad traviesa- siempre y cuando no sobrepases los límites entre la libertad y el libertinaje.
Se sentaron y pidieron lo que iban a comer y comenzaron a hablar de muchas cosas, aunque como no, el tema iba a ser el mismo.
- ¿Has tenido muchos novios? -inició él la conversación
- ¿Te importa? -contestó cogiendo la carta de menús- No quiero seguir hablando de lo mismo. ¿O es que acaso me ves como un simple objeto con el que jugar?
- Está bien -dijo Nick acomodándose en la silla- Te diré que me atraes. Haré una excepción con tu personalidad. Me gustaría tener algo contigo. Algo pasajero. Sin más. Somos mayorcitos como para andar teniendo miedo.
- Yo no tengo miedo de nada. Al contrario
- Por eso mismo. Yo no soy cualquiera Miley, nos gustamos. ¿Por qué no?
- Yo nunca he dicho que me gustes. No entiendo por qué estás tan empeñado en esto. La situación surgió esta mañana de repente.
- Quiero aprovechar esto. Tú me conoces bien por mi hermano Joe. Sé que tú y él... bueno, ya me entiendes. Tuvisteis algo más que un par de besos y que él te contó casi toda nuestra vida. Sabes como soy, no me ando con tonterías. Reconozco que me gustan las mujeres. No estoy más de dos semanas con la misma. Todo eso tú lo sabes. Y te veo lo suficientemente fuerte como para tener un lío de una noche conmigo. Sexo, solamente sexo. Estamos en el siglo XXI, las cosas se dan así.
- Joe y yo únicamente salimos una semana, sin nada de por medio. Por el gusto de hacerlo. Nos caemos bien. Nada más. Eso por una parte y aclarando el tema Joe y yo. Y en segundo lugar, si yo acepto, ¿Qué me ofreces a cambio?
- La mejor noche de tu vida -posó su mano sobre la de Miley- Podríamos repetir si me gusta. A veces lo hago.
- ¿Y si me gusta a mí pero a ti no? Si yo quisiera repetir qué. Me mandarías a coser botones ¿No?
- Básicamente
- No sé qué puedo esperar de ti. Eso es ser egoísta. ¿Qué pasaría después de todo?
- Nada
- Somos amigos. O compañeros, más bien. Nuestra relación no sería la misma
- ¿Cómo qué no? Un par de polvos no pueden cambiar todos estos años. Son insignificantes, un mete-saca en toda regla. No hay sentimientos Miley, no hay posibilidad de herirse mutuamente. Es más, diría que podría ser hasta bueno para nosotros. Más confianza, más seguridad...
- Olvídalo. Yo no soy así
Nick suspiró y cogió la carta. Leyó por encima y volvió con Miley.
- Miley, sexo.
- Si pero te dije que no soy fácil. Demuéstrame algo más. Nunca me he acostado con nadie por el simple hecho de hacerlo.
- ¿Algo como qué Miley? ¿Qué te demuestro? ¿Cuánto me mide? Para tocarte no se necesita un máster. Ni para que tú me toques tampoco joder.
- No me entiendes. Tratas a las mujeres como objetos. Y eso no me gusta. Algún día esa porquería que colapsa tu cerebro las vas a tener que eliminar.
El chico sonrió por no llorar, Miley le iba a salir complicada.
- Mejor dejemos el tema. Contigo no se puede.
- ¿Te estás oyendo? Sigo diciendo que eres patético. ¿No soy fácil verdad? Y eso te puede. Necesitas a una que se baje las bragas nada más verte... -rió irónica-  Nick, olvidamos este tema y punto.
- Eres una negada. ¿Qué te cuesta?
- ¡No soy ninguna negada! Me gusta jugar, pero tengo dignidad.
- Negada.
- Está bien, no pienso discutir contigo. Tú eres el más listo y el que siempre tiene la razón.
La comida transcurrió tensa. El ambiente se podía cortar con tijeras. Nick no dejaba de compararla y ella, enfadada, entró en su juego. Discutieron y Miley terminó por irse a casa con un enfado descomunal. Por si fuera poco, Joe, la llamó un par de horas más tarde. Tuvo que acudir al Beatlab para verle. Parecía algo afectado y no había querido decirle por qué. Al llegar, se lo encontró en la puerta.
- ¿Qué te ha pasado? -preguntó ella preocupada- ¿Es algo relacionado con Chelsea?
- Sí, es que verás... mejor entramos.
- No espera, por casualidad... no estará ahí tu hermano ¿Verdad?
- Cuál de ellos?
- El... insolente. O sea, Nick.
- Acaba de entrar. ¿Por qué? No me digas que habéis vuelto a tiraros los trastos a la cabeza
- La próxima vez que me lleve a comer, encárgate de que sea en el Burguer King ya que allí no hay cuchillos ni tenedores y no corres el riesgo de perder a un hermano. Casi lo asesino, me han entrado unas ganas de descabezarlo como a una gamba. Es insoportable.
- Respira Miley. ¿Qué ha ocurrido?
- Me ha forzado a que tengamos relaciones.
- Eh pero… ¿Te ha...?
- ¡No! Digo, me ha forzado pero que no ha pasado nada. Me ha forzado de palabra, no físicamente. Porque si me llega a tocar, es que le arranco los... -Joe la detuvo
- Vale, vale. Lo he entendido. ¿Pasamos ya?
- Pero agárrame si le veo, porque lo mato. ¡Lo mato!..
Pasaron al edificio donde tenían el estudio de grabación y algunos locales más y trató de buscar a Nick con la mirada. ¿Por qué le buscaba? Para matarle, sí, era eso. Sin esperárselo, al girar la cara, Miley se encontró con el rostro que buscaba. Sonriente, desafiante, burlón...


Two people who lit my path Capitulo 19



Sonaba la puerta. Miley rápidamente se paró y caminó lo más rápido que pudo hacia ella. Nick seguía sentado con el rostro algo “frustrado” por lo que NO ocurrió y con las ganas latentes en sus labios por tocar los hermosos de ella. Aún la consideraba su mejor amiga, pero ya claramente no la miraba de la misma forma. De pronto llegó de vuelta con el rostro molesto.
Nick: quién era?
Miley: era la secretaria diciéndome que tenía una llamada de mamá recordándome cosas…- hubo un silencio nervioso por lo que casi ocurrió- y….
Nick: y qué? –decía divertido por la expresión de su amiga
Miley: Anda a mi casa mañana, a almorzar y me enseñarás la letra… Dale?
Nick: Comida a cambio de clases?, me parece excelente –se reían mientras Nick le tocó la punta de la nariz a Miley jugando.

Claro, esa tarde después de clases, el castaño se despidió de ella y misteriosamente fue a una tienda en el Shopping, por extraña razón se sentía fascinado con la compra. Iba contando unos billetes en el camino y chocó a una muchacha rubia platinada. Sus ojos al verlo se abrieron muy sorprendida mente. Él por su parte no la recordaba del todo, pero cuando pronunció un “Hola” supo de quien se trataba.
XX: Hola, “Súper Jonas” –así le decían antes, era el chico que nunca faltaba en las fiestas y atraía a todas las chicas en la cama- estás bien guapo eh?
Nick: Delta?
Delta: como puede ser que te acuerdes de mi nombre si –se acercó a su oído- si esa noche estabas borracho…
Nick: Que bien… ahora te dejo sola, me voy… -fue detenido por ella
Delta: Sabías que no puedo olvidar esa noche? Que hace el amor como tú?
Nick: Mira, que te quede bien claro, era otra persona ahora maduré, adiós
Algo molesto la dejó sola, era la chica que lo molestaba por celular. La chica siguió su camino riendo pícaramente.
Delta: No creas que te olvidarás de mí, Nicholas, espérate no más… -sonrió maquiavélicamente…
…………
La morena estaba aburrida así que tomó su teléfono y la llamó para saber de ella ya que hace 4 días que no tenía noticias.
Demi: Miley?
Miley: Milagro que llamas… Jerry reclamaba porque su futura madrina no lo quería
Demi: jajaja.. Cómo estás? Tienes planes para mañana?
Miley: Verdad que no te conté… Mi abuelo me dijo que este mes no trabajara y me dedicara a lo del concierto, ensayando la canción al igual que Nick y mañana almorzaremos en casa
Demi: mmmmmm –se quedó callada- el amor fluye no?
Miley: deja de decir bobadas Dems… -se rieron- realmente no lo sé
La noche anterior Nick comía pizza solo en su cama mirando la TV. Decidió darse un gusto de no hacer nada. Se puso a meditar y a darse cuenta que este mes era el último que Miley estaría en el Instituto, ya que al cumplir los 8 meses tendría que reposar.
Antes de acostarse quedó mirando el pequeño regalo que había comprado. Un sentimiento de angustia le rondó en la mente así que se asomó por el balcón de su habitación mirando las estrellas
Nick: Como es posible que me encariñe de esta forma contigo Miley y con tu bebé…-pasó las manos por su rostro repetidamente
………….
Sus ojos color azul claro miraban atentamente a su hermana. Abrió la puerta con cuidado con el cachorro en brazos. Con una sonrisa cómplice miró a su perro al entrar lentamente. La alfombra color rosado ayudaba a no emitir sonidos. De pronto colocó el cachorro en su cama y ella comenzó a saltar a un costado para no aplastar al vientre.
Noah: Levántate! Levántate!
Su hermana hizo gestos, quería seguir durmiendo pero el insistente cachorro que le pasaba su lengüita por la mejilla la despertó y la frase de “Acuérdate que hoy viene Zac”. Se paró, y fue de inmediato a la ducha mientras su hermana le escogía ropa bonita. Hoy Noah no fue a clases pues tenía algo de gripe, bajó a ver a su madre quien estaba en la cocina.
Noah: ummmm que rico huele.
Tish: Esta carne al horno le gustará al amigo de Miley =)
Nick cerró la puerta de su gigante departamento y subió a su auto. Pensó que era descortés de su parte llegar con las manos vacías así que paró en una pastelería. Reconocía que sentía unos nervios, pero era algo fácil de dominar. Noah estaba sentada en la sala de estar leyendo un libro cuando sintió la puerta de un auto sonar. Al mirar
por la ventana se dio cuenta que era él.

Cuenta Nick
Toqué el timbre y no tardó en abrirse la puerta. Una muchacha del mismo porte y muy parecida a Miley me abrió con un rostro divertido.
Nick: Hola, debes ser Noah cierto?
Noah: si… mucho gusto –me besó la mejilla- pasa.
Nick: gracias –me senté en unos sofás, todo por dentro era muy bonito cuando se acercó otra mujer con un rostro amable- Hola Sra. Cyrus –me paré
Tish: Ten confianza, me llamo Leticia pero dime Tish…
Nick: traje esto, para que lo disfrute –le pasé la torta.
Tish: no debías molestarte, que amor –era muy amable al tratar y sonreía bastante, me sentía en confianza- llamo a Miley de inmediato
Noah: No mamá, Ven Nick –juntos caminamos por las escaleras despacio mientras me comentaba de cómo despertó a su hermana, no pude evitar reírme- aquí está la habitación de ella, suerte.
Respiré profundo abriendo la puerta lentamente encontrándome con una escena muy bella a mi parecer. Estaba con un vestido blanco muy bello, parada mirando por la ventana mientras el viento jugaba con su pelo  y movía el vestido. Se veía hermosa pues tenía su mano en su vientre. Saqué mi IPhone y le saqué una foto sin que ella se diera cuenta. Hasta que su rostro se giró hacía mis ojos, quedándonos callados, solo nuestras sonrisas hablaban y claro, mi corazón comenzó a exaltarse más de lo debido. Sentía como el claro se me subió hasta las mejillas ruborizándome como un nene...
Realmente ella me ponía así. Solo ella. Y su bebé...




martes, 8 de noviembre de 2011

Two people who lit my path Capitulo 18


hola mis niñas ak les dejo cap..espero q les guste y gracias x los comentario :) haha y no se olviden q si hay 6 comentario hay cap.. tal ves mas adelante maratón!! ;) jeje un besoo


Estaba en una taberna conversando con el resto de los borrachos, quienes buscaban respuesta a sus problemas en el alcohol. Su cabeza estaba apoyada en el mesón.
XX: otra?
Liam: por su supuupuesto…-estaba algo mareado- tuuu que miirraras ideota?
Era problemático, estaba triste pues lo despidieron de su trabajo en la pizzería por llegar tarde. A veces trataba de mejorar pero era algo más fuerte que él. Trataría de conseguir trabajo en otra parte pero no sabría si resultaría.
……………..
Se subió al auto y partió a ver a su amigo. Le costó llegar pues no frecuentaba el Instituto. Era verdad, los edificios, todo era maravilloso. Rápidamente se dirigió a la sala de maestros, donde se encontró con ella.
Justin: Selena!
Sele: Justin –se sonrojaron- emmm, buscas a Nick?
Justin: si, se supone que almorzaríamos juntos… y tu?
Sele: Acá, comería con otros profesores… -de pronto llega Nick con unas hojas en la mano.
Nick: Viejo! –lo abrazó- cómo estás?
Justin: Es un milagro que pueda descansar de la universidad. –la miró- vamos a comer?
Sele: Bueno, pero… y si vamos con Miley?
Nick: Me gustó esa idea, voy a buscarla…
Salió de allí algo nervioso se dirigió donde su amiga aún le hacía clases a una niña de 12 años en el piano. Cuando disimuladamente entró sin que ella se diera cuenta, la vio tomándole la mano y colocándoselas tiernamente en las teclas del piano, carísimo piano.
Miley: Jenny, si te pones nerviosa no te saldrá lo que deseas, es mejor que te relajes
XX: pero si lo hago bien –cruzó los brazos.
Miley: No lo haces bien, y no hay nada de malo en reconocer el error. Estoy para ayudarte, soy tu profesora, tus padres confiaron en mí para que aprendieras a tocar.
XX: Me da miedo, el público, todo! Mamá cree que es divertido tocar en un teatro…
Nick: No lograrás nada poniéndote nerviosa Jenny –se colocó al lado de ella- mira, yo tengo miedo al público pero lo superaré cantando con tu –la miró a los ojos color azul- con tu profesora en el concierto del Instituto…
Miley se sorprendió, Nick llegó de la nada. Esos ojos marrones la atraparon profundamente.
Nick: ahora, llegarás a tu casa, te relajarás y tocarás mejor dale? Ve a almorzar –le guiñó el ojo. Cuando la niña felizmente se fue, ya más relajada, Nick se acercó a su amiga, produciéndole nervios- vamos a comer Miley, está Justin y Selena esperándote.
Miley: Es increíble cómo pudiste tranquilizar a Jenny.
Juntos fueron hacia “Juslena” quienes ya estaban en el auto. Esta vez, Nick invitó a sus amigos a un restaurante cerca. Todos pidieron comida menos Miley, quien no quería aprovecharse de Nick.
Nick: Vamos, esta vez invito yo –reía divertido.
Miley: Es que…
Nick: Áselo por el pequeño Jerry, no lo mates de hambre –le acariciaba el vientre- mozo! “Un filete suizo con salsa blanca y papas duquesas” para la dama.

Hay comieron, algo elegante para un almuerzo en la hora de la colación. Miley decía que se conformaba con unas papas fritas de M’C Donald. Justin miraba atento a Selena, le atraía su forma de hablar tan correcta y sabia. Su amigo se le acercó al oído mientras ellas hablaban y le dijo
Nick: déjate de babear Biber –le pasó un plato.
Justin: Y tú? crees que yo soy idiota?
Nick: si!
Justin: Como miras a Miley… consíguete un babero
Nick: si que eres un idiota –rieron.
La charla se volvió entretenida, Miley se daba cuenta que eran grandes personas las que conocía. Reían y arreglaron otra salida para la próxima semana pero esta vez, incluyendo a Demi y Joe. Volvieron al Instituto. Ron Cyrus, dueño de todo, director y abuelo de Miley se les acercó a Niley.
Ron: chicos! Queda un mes para el concierto y como tiene que salir perfecto ustedes no darán clases este mes. Habrá profesores en su reemplazo solo este mes. Desde AHORA –recalcó aquello- trabajen en la canciones y afinando detalles.
Cuenta Miley
Wow!, tendría que pasar más tiempo con Nicholas, mi mejor amigo. Juntos fuimos a la oficina que mi abuelo me dio para descansar en ratos libres y que ahora se convertiría en uno de los lugares que más estaríamos. Le ofrecí café a Nick y yo tomé agua mineral. Juntos fuimos al pequeño patio que tengo. Él se sentó en el suelo y yo en una mecedora que estaba amarrada a dos árboles. Nick me miraba desde el suelo.
Miley: y… se te ocurre que podemos hacer?
Nick: Te dije que tengo dotes de compositor.
Miley: Baja el Ego Nick –reímos- no tenemos mucho tiempo
Nick: Te acuerdas una vez que me encontraste bajo un árbol con mi computadora personal? –Asentí- estaba creando una canción…
Miley: Vamos! Tal vez sea la correcta.
Nick: Es que la letra es algo… -se sonrojó causándome ternura-que miras?
Miley: a un hombre –me senté como pude a su lado- que tiene vergüenza –le besé su mejilla, era algo que no podía evitar.
Nick: ok... se llama, “Before the Storm”…-apoyé mi rostro en su hombro para escucharlo cantar- I know this isnt what I wanted, never thought it'd come this far, just thinking back to where we started & how we lost all that we are. we were young & times were easy,
but i could see it's not the same. i'm standing here but you don't see me, i'd give it all for that to change. and i dont want to lose her, i dont want to let her go.
-me miró-  Im standing out in the rain, i need to know if its over, cause I will leave you alone.
flooded with all this pain,
knowing that i'll never hold her, like i did before the storm.
Su letra, todo era impresionante, su forma de cantar tan Hermosa.
Esa era la canción correcta, a quien se la dedicaba? No sé, pero sé que tiene talento y cuando cantaba causaba escalofríos en mi cuerpo.
Nick: te gustó? –susurraba mirándome fascinado.
Miley: Esta es nuestra canción, nos irá perfecto en el concierto –lentamente nos acercamos con hipnotizados al rostro del otro, su mano derecha tomó mi cara produciendo esos malditos escalofríos, sus labios los rozaba contra mi mejilla mientras algo decía a mi oído. Yo podía sentir su respiración y su cuerpo lo que me provocaba. Acercó mi rostro más al suyo en un movimiento delicado pero fascinantemente bueno. Cuando estuve a unos milímetros de sus atrayentes labios sonó la puerta. Un dolor en mi pecho comenzó, debió ser la culpa de pensar y sentir estas cosas que ahora nacieron por Nicholas…
Cosas que no pretendían que pasaran pero que sin duda.. a mí y mi bebé nos hacía bien....

lunes, 7 de noviembre de 2011

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 3




bueno niñas ak otro cap... espero  q les guste muchop.. ;) ya saben 6 comentario para el siguiente!! ;) jeje las kiero mucho mucho...

GRACIAS X LOS COMENTARIOS SIGAN ASII!! :D


Puntual como si se tratara de algo vital, Nick buscó el número de teléfono de Miley en su agenda personal y le marcó. Tuvo que llamarla varias veces dado a que no le contestaba.
 - ¿Si? -dijo Miley al teléfono- Hey Hola Nick.
- ¿Estás ocupada? -rió mientras se miraba al espejo-
- No, no lo estoy. ¿Qué querías?
- ¿Vienes?
- Nick... ya te he dicho lo que pienso. No te soporto. Y no creo que pueda pasar la tarde contigo.
- ¡Eso no me lo habías dicho! -bromeó- Haz un esfuerzo. Eres una mujer inteligente, sabrás cómo tratarme.
- ¿Poniéndote una mordaza y atándote a la silla? Porque no hay otra forma de pararte.
- Hay una.
- Oh no,no. ¿Ya vamos con lo de antes? , ¿Qué vas a comer? Así cambiamos de conversación.
- Me gustaría comerte a ti, pero no te dejas. ¿O sí?
- Sabes la opinión que tengo. Te he comentado que si quieres algo tendrás que curártelo. Además, no me podrías manejar... como tengo carácter...
- Haría una excepción. Nunca me han dominado, siempre hay una primera vez para todo. Paso yo a buscarte ¿Si?
- No sé por qué tienes tanto empeño en que vaya contigo al estudio. ¿Tantas cosas tienes que hacer que requieran ayuda femenina?
- Sí, tengo que hacer muchas cosas.
- Ya sabes que no conseguirás nada.
- ¿Qué estás haciendo?
- ¿Para qué quieres saber tanto ah? ¿No te interesaré un poco no?
- Para nada cariño, no te hagas ilusiones conmigo.
- ¿Cariño? Miley, eso se llama tontear. Si no quieres nada, no vayas por esos caminos porque si me buscas me encuentras.
- Y... ¿si quiero buscarte y después encontrarte qué?
Nick rió. Una risa grave y sexy que hizo suspirar a Miley.
- Pues entonces, sigue así
- ¿Estás muy necesitado de cariño verdad?
- Estoy necesitado de una mujer como dios manda. Y esta mañana, dios mandó a una hecha una furia a la que calmé con un par de palabras.
- Si me invitas a comer, acepto. Sólo a comer. Comida cocinada. No lo que se te acaba de pasar por la cabeza
- ¡Ya estamos! Yo no he dicho nada, has sido tú. ¿Qué ha hecho que cambies de opinión? -preguntó sorprendido- ¿Entonces voy a buscarte?
- Sí. Pero que sepas que no va a pasar nada de lo que quieres que pase.
- Yo no quiero que pase. Eres tú.
- No quiero.
- Oh, cierto. Lo anhelas.

- Anhelo un caballero, no un polvo con Nick Jonas, el peor indicado para tener asuntos de cama.
- El polvo con Nick Jonas puede acabar en un caballero Nick Jonas. ¿Qué dices?
- No te creo. Eres un picaflor. Te gusta mojar en todas.
- Ninguna es como tú ¿A que no tienes las tetas operadas? ¿A que no llevas extensiones? ¿A que no estás teñida?
- Mmm.. no.
- ¿Ves? Cariño, estás hecha para mí. Tú, yo, cama, esta noche. Y cuando tú quieras.
- Después de comer me gusta más, de todas formas, no hay quién te entienda. Dices que nunca estarías conmigo y ahora me lo pides.
- ¡Pues ya está, si te gusta después de comer, lo hacemos!/
- Que me guste no quiere decir que vaya a hacerlo. Y no ignores lo que te he dicho después
- Joder Miley... ¡Piénsatelo!
- No me metas prisa idiota. Sigues cayéndome muy muy mal.
- ¿Entonces por qué me has dicho esta mañana esas cosas?
- Que me caigas mal no quita que estés de buen ver. Y que me den ganas de... -paró de repente- No debo decir nada más.
- De qué. Sí, dilo. Dilo.
- De hacerlo contigo. Sin compromisos. Sin nada...
- En quince minutos paso a recogerte. ¿Me has oído?
- Sí -dijo exasperada- no tardes. Me canso y me pongo de mal humor.
- Me gusta verte de mal humor cielo. Así te bajo los humos. ¿O te los encendería?
Él rió de nuevo.
- Hasta ahora. Piensa en ti. Y en lo que te gustaría hacer en mi cama, o en la mesa, o sobre la alfombra...
- O en las escaleras -añadió Miley por último con un tono sarcástico
- No te maquilles. Ya que eres natural, no dejes de serlo -colgó
Quince minutos después, ni uno más ni uno menos. Nick llamó al timbre de Miley. Ella salió de su habitación echándose perfume, que dejó sobre el recibidor antes de abrir. Respiró hondo y abrió la puerta.
- Hola -dijo él parado, mirándola intensamente- ¿No me vas a saludar?
- Hola -contestó ella con una voz que parecía no ser la suya- Me esperas un segundo, voy por las llaves y el bolso.
- No tardes, tengo hambre.
Ella lo miró a él y supo a qué tipo de hambre se refería. Se encontraba en una extraña situación. Sin comerlo ni beberlo, de repente se había visto envuelta en un bucle vicioso que no la permitía dejar de coquetear con él. Lo conocía desde hacía algunos años y nunca había pensado nada con él, pero desde aquella mañana, las cosas habían cambiado.
- Estás muy bien -piropeó con gran facilidad- Me gusta tu ropa.
- Es la misma que llevaba esta mañana.
- ¿Si? No me había fijado. Tus ojos quitaron protagonismo a la ropa.
¿Qué estaba oyendo Miley? No iba a caer en su trampa de don juan. O sexo. O nada. Sin cursilerías. Nick le abrió la puerta del coche y lo rodeó para subirse después en él. Al cerrar la puerta, la miró y sonrió. Ella le devolvió una sonrisa atractiva.
- ¿Dónde vamos?-dijo sonriente
- Donde quieras, tú eliges. Yo solo quiero comer. Me muero de hambre. No me apetecía cocinar. Y he aprovechado para engatusarte para que me lleves a algún sitio.
Cambió las marchas y paró frente a un semáforo. Se veía tan sexy. Sus brazos parecían fuertes, o al menos es lo que la camiseta de manga corta daba a entender. Un moreno natural, de ese que sale simplemente cuando pasas horas bajo el sol, sin quererlo. Los pantalones vaqueros se le ajustaban a los muslos como a nadie... Miley empezaba a sentir mucho deseo hacia él.
- ¿Te acuerdas de cuando nos presentaron? -rió ella, tocándose el pelo- Tú estabas como un palillo.
- Y tú eras más simpática que ahora. Y menos suelta.
- Vaya, si antes me has dicho que era muy tontita
- Nunca ha salido de mi boca tal palabra.
- Lo has insinuado.
- No, únicamente he dicho... -ella lo interrumpió
- Sí, sé lo que has dicho, no hace falta que me lo repitas más. Solo tengo que decirte que te equivocas en todo.
- No lo creo. Tengo intuición y buen ojo
- Pues tu intuición y buen ojo se confunden conmigo. Será porque no soy el tipo de chica al que están acostumbrados a analizar ¿No? -rió para sí misma- Los hombres sois tremendamente inútiles e ignorantes. Creéis que lo sabéis todo y no tenéis ni idea de nada.



bue... en unos cap se viene lo mejor!! ;) jejeje  bye <3

" PoR eL PlAcEr De EsTaR cOnTiGo" Cap 5



Hola niñas ak les dejo el maratón de las noves!! espero q les guste!! un beso grande y perdon x la tardanza tuve unos problemitas!! :( las kiero mucho.. ;)
 Tambien espero que con el maraton comenten!! 6 x lo menos! y espero q les guste!! ;)

<3Ak comienza <3 ;) 




- Hola Miley, cuánto tiempo.
- Joe, quítame a esta basura del medio sino quieres ver un asesinato en directo -lo dijo con los ojos cerrados, esperando abrirlos y no verlo.
 - Miley, ¿Pero qué te pasa conmigo? ¿Tan amargada estás que quieres pero no puedes?
Enfurecida soltó el bolso en el suelo y se fue sobre él. Desequilibró el cuerpo de Nick y terminó en el suelo con cara de pánico. Joe agarró a Miley por las brazos y Nick retrocedió con las manos.
- ¡Suéltame que lo dejo tieso! -gritó Miley- ¡Me tienes harta!
- Miley ya -dijo Nick asustado- Estás como un cencerro para que te encierren. Olvídame.
- ¿Cómo? ¿Encima? ¡Pero si eres tú el que viene babeándome! Te odio, estúpido.
Cuando se hubo calmado y se hubieron quedado solos Joe y Miley, esta le contó todos los motivos por los que estaba tan enfadada con Nick.
- ¡Empezó a compararme con sus ... "nenas" según él. Me da asco. Y me dijo que no tenía sangre en las venas. ¿Tú te crees? El subnormal.
- Te estaría picando.
- Claro que no, lo decía completamente convencido. Veía en sus ojos la sombra de la burla -Joe rió- ¿Qué tiene tanta gracia?
- Eres muy melodramática. 
- Y tú no me comprendes
- Estás sacando las cosas de su sitio Miley. Sabes cómo es Nick... no deberías tomártelo todo tan a la tremenda.
- ¡Pero es que no le aguanto!
- ¿Y por qué has quedado para comer con él? ¿No será que lo que te desespera es que tú quieres que se muestre más caballeroso para que tú tengas un motivo por el que acostarte con él, y ese momento no llega? Si quieres hacerlo, hazlo.
- Me sentiría como una golfa
- ¿Por qué? Todas las chicas hacen eso... Chelsea por ejemplo lo hizo.
- ¿Cómo? ¿Por qué no me has contado nada?
- Te llamé para decírtelo pero se dio esta situación y tenías que desahogarte.
- Oh lo siento -le abrazó- Soy una egoísta, perdóname. A ver, cuenta. Aquí está Miley para ayudarte
- No hay mucho que contar. Realmente yo ya lo sabía de hacía algún tiempo, pero hoy me dio por mirar los mensajes de su móvil mientras dormía y... sorpresa.
- Entonces... ¿Cómo te encuentras?
- Ahora mismo bien. Temo la hora de ir a dormir.
- ¿Quieres pasarte por casa y vemos algunas películas? Preparo la cena y te quedas, así te distraigo.
- Es una opción.
- ¿Entonces qué dices?
- ¿Mañana no tengo que hacer nada muy importante verdad?
- Que yo sepa no, nadie me ha dicho que elija vestuario.
- Pues esta noche quedada en tu casa. ¿Llevo algo?
- No hace falta. ¡Te invito yo!
Aquella noche Miley recibió a Joe en casa y pasaron horas y horas jugando al Trivial junto con dos vecinas de Miley. Ambas eran hermanas y no pasaban los quince años. Habían visto a Miley en la entrada y entablaron una divertida conversación entre las tres. Una cosa llevó a la otra y Miley terminó invitándolas a cenar en casa. Joe no se había sentido molesto en ningún momento, al contrario, se alegró de que hubiera más gente, así sería más amena la velada. Sobre las dos de la mañana Lia y Debby, se marcharon para ir a dormir a casa ya que su madre había aparecido en la puerta para buscarlas. Joe, se vio presionado por Miley para que se quedara a dormir allí y finalmente se quedó.
A la mañana siguiente nada más levantarse Joe, despertó a Miley y se despidió de ella con un tierno beso de amigos en la mejilla. Miley, ya desvelada completamente, se duchó y recogió algo el salón. Las cajas de varias pizzas fueron al cubo de la basura y los vasos y platos sucios directamente al lavavajillas. Cuando se disponía a salir para ir a su trabajo como cada mañana, un improvisto le chafó los planes de un mes.
- Pero... me es imposible ahora. Tengo varios proyectos en la otra empresa -suspiró- Bueno, está bien. Como usted diga. Iré a recoger el book y lo llevaré a sastrería. Perfecto. De nada - finalizó con una sonrisa fingida y pulsó el botón rojo del móvil- Lo que me faltaba, este me va a fastidiar mi mes sabático.
Cogió la chaqueta y algo resignada fue bajando las escaleras no sin antes comprobar que todo en casa estaba en perfecto orden. No pudo replicarle al manager de Nick, lo más fácil hubiera sido despedirse ella misma de estar con él pero en el fondo quería seguir allí. Llamó sin esperar más a su otro trabajo y enseguida comprendieron todo, ella había entrado allí poniendo aquellas condiciones y se las habían aceptado.
Condujo con su coche con mucha tranquilidad, aunque cuando miró el reloj y vio la hora que era, aceleró. Pronto estaría recogiendo aquel book para que se lo prepararan. Tras esto de nuevo cogió el coche y llegó a la sastrería. Allí se llevó una sorpresa, ya lo tenían preparado y... ella solita pudo adivinar que la siguiente parada sería ver a Nick. Fuese en el lugar que fuese. Lo más probable es que fuera su casa. Lo llamó de mala gana para decirle que iba para darle alguna ropa nueva. Él no lo cogía y se presentó en su puerta. Miley comenzó a llamar al timbre pero allí nadie le abría. No podría estar en otro sitio a esas horas. Siguió pulsando el botón, hasta que llegó un momento en el que no apartó el dedo y el timbre permaneció más de treinta segundos sonando. Finalmente Nick le abrió, con los ojos casi cerrados, semidesnudo y despeinado.
- ¿Qué, qué haces a estas horas aquí?
- Trabajar. Apártate -le dio un empujón y entró- ¿Qué estabas haciendo eh?
- Dormir como cualquier persona a estas horas -cerró la puerta- ¿Tú no duermes? ¿O es que eres vampira?
- Si fuera vampira te habría hecho desaparecer de la faz de la tierra. Vamos, tengo que medirte esta ropa.
- ¿Tiene que ser ahora?
- Si quieres la dejo aquí, lo que te sirva te lo pones y lo que no también. Necesito hacer mi trabajo y tú no quieres dejarme.
- Bueno... -dijo frotándose los ojos- deja que me dé una ducha al menos...
- Que sea rapidito. Mi vida no gira a tu alrededor. Tengo cosas más importantes que hacer que quedarme aquí, invadiendo tu estúpido espacio vital.
- No toques nada, sé lo que tengo. Como me falte algo sabré que has sido tú -desaparecía por el pasillo.
- Si quisiera robar no vendría aquí. No tienes más que mierda.