Seguidores

viernes, 5 de agosto de 2011

" Bruken Rules " Niley Cap 26


Hola mis niñas lindas al les dejare un cap mas de la nove.. y perdón por la demora es q ando enfermita. así q m disculpo... :D mañana subiere otro cap... las kiero mucho mucho y espero q comenten!!! ;)
aha una cosa mas a la otra nove... noce si suspenderla o terminarla... bue quisiera saber la verdad... y quisiera saber cual es su opinión al respecto... :D bue ahora si las dejo!! un beso muy grande cuidencen mucho y gracias x los comentarios.



El olor a lejía se introdujo por la nariz de Miley mientras terminaba de limpiar la bañera.
Se quitó el guante de goma amarillo de la mano derecha y se limpió el sudor de la frente.
—Uf.
Los gatos estaban escondidos en alguna parte, Sabían que no debían interponerse en su camino cuando se ponía a limpiar frenéticamente.
Había intentado desahogarse, pero no había dado resultado. Después de hablar durante cuarenta minutos con Victoria de mujer a mujer, todavía estaba más indignada. Había sorprendido a Nick con Delta en una situación bastante comprometida. Victoria le había recordado que Nick también la había visto a ella con Avan en una situación similar.
Pero eso no la había tranquilizado. No era lo mismo. Aunque Nick no hubiese llamado a Delta para que fuese, seguro que no le había importado tenerla allí; al fin y al cabo, la había invitado a salir una vez.
El dolor que tenía en el pecho le era demasiado familiar. Se había sentido exactamente del mismo modo cuatro años antes, cuando Nick la había dejado en casa para dar un romántico paseo en avión con una modelo de Nueva York. En aquella ocasión se había pasado dos horas sin dejar de llorar. Esa noche se negaba a llorar. Si tenía los ojos irritados era por la lejía, no tenía nada que ver con lágrimas. Respiró profundamente e intentó aliviar el dolor que sentía en el pecho. ¿Por qué le dolía tanto? No estaba enamorada de Nick, como cuatro años antes.
Exhaló y volvió a tomar otra bocanada de aire. No estaba enamorada. Sólo una idiota se enamoraría de un hombre que ya la había rechazado una vez y que le había regalado rosas a otra mujer. Nick había intentado justificarse, pero no le había dado detalles de por qué había invitado a cenar a Delta la primera vez.
Nick le había dicho que, para él, su relación había cambiado, pero había utilizado la primera oportunidad que había tenido a mano para echarse atrás. Le había parecido bien que siguiesen los consejos del director de la escuela y que pasasen menos tiempo juntos. Y sólo una semana antes había tenido una norma que le había prohibido besarla. ¿Por qué?
¿Y por qué se sentía ella tan dolida sólo de pensar en él y en Delta? Debería estar enfadada, no dolida. Al fin y al cabo, se suponía que Nick sólo la atraía físicamente. Se suponía que no sentía nada por él.
Volvió a ponerse el guante y echó un vistazo al cuarto de baño, intentando encontrar algo que limpiar. Todo estaba resplandeciente.
No obstante, ella seguía herida.
Ya había pasado la aspiradora por toda la casa. Incluso por las habitaciones que estaban cerradas. Había limpiado la encimera de la cocina, el suelo, las ventanas y los espejos. Miley quería limpiar hasta el último rincón de la casa para caer agotada esa noche en la cama.
Quizá así no se pasase horas y horas atormentándose.
Suspiró, se quitó los guantes y sentó en la tapa del retrete. De acuerdo. Por mucho que se cansase, nada le impediría pensar en Nick cuando se fuese a la cama.
Un insistente timbrazo la sacó de sus pensamientos. Pensó en no contestar. Quizá la persona que estuviese llamando se marcharía. Sabía que no era Avan quien llamaba, ya que estaba con Victoria cuando la había llamado. Así que sólo quedaba Nick.
Subió los pies al retrete y se abrazó las piernas, mirando hacia el pasillo y deseando que Nick se marchase. Golpearon la puerta y luego volvieron a tocar el timbre. Miley intentó taparse los oídos, pero siguió oyendo los golpes.
Se levantó y fue hacia la puerta.
Abrió una rendija y miró al exterior. Sus sospechas se confirmaron. Se trataba de Nick.
—No quiero hablar contigo.
—Me da igual, no pienso marcharme —espetó él—. Abre la puerta.
La idea de echarlo de allí le dolió a Miley todavía más que la de hablar con él, así que obedeció, y se quedó perpleja ante la imagen que tenía delante. Nick estaba oculto entre un montón de flores. Llevaba al menos tres docenas de rosas de diferentes colores.
— ¿Puedo pasar?
Miley dio un paso atrás y le dejó sitio.
— ¿Dónde quieres que las ponga?
— ¿Son para mí?
— ¿Para quién iban a ser si no?
Miley lo miró muy seria.
—Mejor no me contestes. Sólo dime dónde quieres que las deje —añadió él. Ella lo condujo hasta la cocina.
—Voy a buscar un par de recipientes.
Entre las latas de la señora Patterson encontró una caja con botes vacíos de boca ancha lo suficientemente grandes. Puso en ellos las rosas y el ramo de flores silvestres. Nick salió de nuevo y volvió con varios ramos más y un par de tiestos con flores. Luego hizo otro viaje. Cuando hubo terminado, la cocina de la señora Patterson parecía una floristería.
— ¿Qué es todo esto, Nick?
Sus ojos azules la miraron con intensidad.
—Es para enviarte las señales adecuadas. No quiero que haya más confusiones.
— ¿Quieres decir que no me estás pidiendo disculpas por haberte encontrado con Delta vestida como si acabase de salir del sueño erótico de cualquier hombre?
Nick frunció el ceño y se pasó la mano por el pelo.
—No. Yo no la invité a venir. Y sé que me crees —dijo mirándola desafiantemente.
Miley lo creía, pero eso no evitaba el dolor que le había producido encontrarse con la otra mujer en la puerta de su casa.
Nick la atravesó con la mirada.
—Mi única fantasía eres tú, vestida como quieras… o sin ropa, todavía mejor.
A ella el corazón le dio un vuelco y su traicionero cuerpo se sacudió al oír las palabras de Nick.
— ¿Entonces por qué me traes todas estas flores?
—Ya te lo he dicho, para enviarte las señales adecuadas.
— ¿A qué te refieres con lo de las señales?
—Me refiero a que un hombre no debería regalarle flores a una mujer cuando está interesado por otra. Puede llevar a confusión.
Miley miró a su alrededor, estaba rodeada de flores. Sentía que su cuerpo se iba calentando por dentro, pero permaneció impasible.
— ¿Y la cantidad de flores indica cuánto te interesa una mujer?
—No lo sé, pero he comprado todas las que había en el supermercado por si acaso. Habría comprado también todas las de la floristería, pero estaba cerrada.
—Entonces, ¿qué ha pasado esta noche? —preguntó retrocediendo cuando Nick alargó la mano para tocarla—. ¿Por qué fue Delta a tu casa si tú no la habías invitado?
—Porque debí de enviarle la señal equivocada.
Las rosas.
—Ya veo. Supongo que vas a tardar bastante en volver a regalarle flores a una mujer —al menos, mientras lo suyo durase.
Él dio un paso al frente para acercarse.
—Eso es.
— ¿Y por qué se puso en marcha el sistema de rociadores? —inquirió sin mirarlo a los ojos, centrándose en el ramo de rosas amarillas que había en la encimera de enfrente.
—No lo sé.
Aunque ambos se lo imaginaban. Bud.
—Lo siento. Es culpa mía, ¿verdad?
Él alargó la mano y tomó con ella su mejilla, girándole la cabeza con cuidado hasta que sus miradas se encontraron. Nick estaba muy serio.
—Eso no importa.
La cercanía de Nick empezó a afectarle; casi no podía respirar.
—Claro que importa. Es probable que Bud se haya comido los cables, y fui yo quien lo dejó escapar de la jaula.
Él le acarició la barbilla con el dedo pulgar y luego lo apoyó en su cuello.
—No me importa.
—Pero…
—Lo único que me importa es que me prometas que vas a hacer el amor conmigo —dijo echándose hacia delante.
Miley luchó por concentrarse en la conversación.
—Pensaba que querías que nos viésemos menos.
—Quería protegerte. Es un instinto que me cuesta ignorar. Pero si eso va a significar perderte, lo ignoraré, al igual que el resto de cosas que puedan alejarte de mí.
— ¿Incluso a las impresionantes modelos de Nueva York? —no pudo evitar parecer dolida.
— ¿De qué estás hablando?
Ella echó la cabeza hacia atrás en un intento por ganar algo de distancia. Tenía los labios de Nick a tan sólo un centímetro de los suyos.
—Creo recordar que en las dos ocasiones que tú y yo podríamos haber llevado nuestra amistad a un terreno físico luego te has marchado con otra mujer.
— ¿Qué quieres decir con eso de podríamos? ¿Quieres decir que no quieres hacer el amor conmigo? Si es así, te pido que lo reconsideres. Lo nuestro ha ido demasiado lejos como para volver a tener y un relación sólo platónica.
—Eso pensaba yo cuando tenía diecinueve años, pero me equivoqué. Quizá en estos momentos seas tú quien se equivoque —quería hacer el amor con él, pero no podía evitar sacar a flote viejos recuerdos y viejas heridas.
—Hace cuatro años ninguno de los dos estábamos preparados para esto.
—Tú no lo estabas, es evidente. Tendrías que haber renunciado a tu modelo.
De repente, Miley se encontró sentada en la encimera, rodeada de flores, aturdida por el aroma y con Nick entre sus piernas.
—No hice nada con ella.
—Venga, Nick. La llevaste a dar un paseo nocturno en avión. ¿Qué habrías hecho sino a la vuelta?
—La llevé a casa.
Miley lo miró incrédula.
—Miley, llevé a Madeleine a dar un paseo para no terminar contigo lo que habíamos empezado en el establo. No quería acostarme con ella.
Durante cuatro años, Miley se había martirizado imaginándose a Nick y a aquella rubia dándose un achuchón, y resultaba que ni siquiera se habían acostado juntos.
— ¿Por qué me rechazaste?
Nick la miró. Parecía confuso.
— ¿Rechazarte? Nunca te rechacé. Fuiste tú la quien se marchó corriendo, con un gesto como si hubiese intentado violarte.
— ¡No es cierto!
Él se limitó a mirarla.
—De acuerdo. Me fui corriendo. Nunca había vivido algo así antes. Me asusté, no estaba preparada para hacer el amor por primera vez.
—Eso es lo que yo había dicho.
—Pero luego me preparé.
Nick apoyó las manos en sus muslos.
— ¿Qué quieres decir?
—Que quería hacer el amor contigo la noche que tú te fuiste con Madeleine después de llevarme a casa.
—Bueno, seguro que no lo deseabas tanto. Te fuiste a la universidad dos días después, a pesar de que el curso no empezaba hasta un mes más tarde. Y sólo viniste fugazmente de visita. Hasta él año pasado, que te instalaste aquí.
Miley sintió que la vieja herida volvía a abrirse.
— ¿Qué querías que hiciese? ¿Qué me quedase a ver cómo te liabas con la modelo después de haber estado varias semanas tratándome como si fuese tu novia? —lo empujó—. Déjame bajar.
Él no se retiró ni un centímetro.
—De eso nada. Vamos a zanjar este tema.
— ¿Para qué? Ocurrió hace cuatro años. Ya está zanjado.
—Si lo estuviese, no estaríamos hablando de ello.
Nick tenía razón.
—Está bien. Vuelve a decirme por qué llevaste a Madeleine a dar un paseo en avión si no te gustaba y, al mismo tiempo, intenta explicarme por qué tenías una norma que prohibía besarme y por qué le pediste salir a Delta.
Nick abrió la boca y luego volvió a cerrarla.
—Lo hice todo por la misma razón —dijo por fin—, para protegerte a ti y proteger nuestra amistad.
—Ah, vale.
La agarró por los muslos con más fuerza, recordándole que no sólo quería hablar con ella.
—Con diecinueve años no estabas preparada para hacer el amor conmigo. Tú misma lo has admitido. Y yo sabía que tenía que hacer algo para evitar seducirte.
— ¿Por qué no querías seducirme?
—Porque tenías diecinueve años. Eras una adolescente. Completamente inocente. Además, todavía te quedaban dos años de universidad y tenías que elegir tu carrera profesional. Podrías haber acabado viviendo en cualquier parte del país.

9 comentarios:

  1. oooh me encanto q alfin aclaren sus cosas esos 2 para q ya puedan estar juntos ser felices darse besitos y darnos niley babys ¬¬ o_0 hehe ya quiero el sig y si subas mañana ok alrato tkm cuidate bye

    ResponderEliminar
  2. Espero que Miley no caiga tan rapidoo jajaja ok no, soy mala

    ResponderEliminar
  3. nooooo no la suspendas por fa q me encanta plis y no dejes de subir!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. No la suspendas!!
    amo la noveee♥!
    terminala las dos! y leugo empeiza
    con otras x favor :)

    ResponderEliminar
  5. AHH SIIIS
    MEEE ENCAANTOO EL CAPII
    ENCEERIIOO
    SUPEER JEJEJ ESPERO PRONTIIKO EL SIGUIENTEE

    ResponderEliminar
  6. LOVE IT!!!
    girl me puse al corriente ahorita jeje xD
    me encantaron todos los capis jeje!
    pliiiis sigue con las dos noves, por favor sigue tambienn con la otra te lo suplico =)
    te kiiiero chik!
    kuidathe

    ResponderEliminar
  7. chaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan xd ame el capitulo

    ResponderEliminar
  8. awwwww me enkantoooooo y no termines la otraaa a mi me gustaaa siguelaaaa =)

    ResponderEliminar
  9. HOLAP SIS...
    amiga de mi vida recien yo poniendome al dia jeje..
    bueno recien empiezo a leer. la suerte que mi jefe no esta jiji!!!
    bueno como siempre hermoso, ahora si voy a leer el siguiente
    te quiero muchop y te extrañoo!!!

    ResponderEliminar