Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

" Bruken Rules " Niley Cap 24


bue hasta ak les dejare la nove... espero q les guste y comenten!!! las adoro cn todo mi corazon!!! un beso grande...




— ¿Una muesca más en el cabecero de mi cama? —fueron las primeras palabras de Nick desde que habían vuelto al coche con la comida.
El trayecto hasta el rancho había transcurrido en silencio. Miley había ido pensando en las repercusiones del hecho de que Nick quisiese que admitiese que su relación había cambiado. Era evidente que él le había estado dando vueltas a su comentario acercare su tendencia a no comprometerse.
Miley sintió calor en el rostro.
—Ya sabes a qué me refiero.
—Pues no, no lo sé —dijo apartándola de donde estaba, sirviendo la ensalada en dos platos y haciendo que se colocase entre sus piernas. Él estaba apoyado en la encimera—. Ni siquiera nos hemos ido a la cama juntos, todavía no puedo hacer otra muesca más.
—No hace falta que seas tan literal.
Miley no sabía por qué estaba discutiendo. No quería un compromiso por parte de Nick; sólo quería deshacerse del deseo que sentía por él, que evitaba que se fijase en otros hombres.
—No me asusta el compromiso. Ya he estado comprometido una vez.
Ella lo miró a los ojos.
— ¿Quieres decir que te planteas la posibilidad de casarte conmigo?
Nick parecía confuso.
—No sé qué nos deparará el futuro, pero me gustaría explorar distintas posibilidades entre nosotros.
De acuerdo. Quería acostarse con ella. En algún momento, desde su reacción horrorizada después de lo que había ocurrido en la encimera de la cocina esa mañana y hasta la hora de la cena, su actitud acerca de tener una relación física con ella había cambiado. Ya no tenía ninguna norma que prohibiese besar a Miley. Eso no quería decir que quisiese pasar el resto de su vida con ella, pero Miley tampoco lo quería.
Ella se negó a reconocer el vacío que dejaba en su interior aquel pensamiento. Nick le estaba ofreciendo lo que ella más deseaba: la oportunidad de saciar el deseo que sentía por él. No le ofrecía su amor, pero ella tampoco se lo había ofrecido a él.
—De acuerdo.
—De acuerdo, ¿qué? —preguntó él con cautela.
—Me acostaré contigo.
Él frunció el ceño.
— ¿Así tal cuál?
— ¿Querías que siguiese resistiéndome un poco más?
—No. Lo que pasa es que no estoy seguro de lo que estamos diciendo.
—Tú has dicho que querías acostarte conmigo y yo acabo de aceptar. A mí me parece bastante claro.
Nick no parecía convencido, pero Miley no quería seguir hablando del tema. Así que se acercó más, hasta que sus cuerpos estuvieron en contacto. Lo agarró por la nuca y tiró de él, que apoyó los labios en los suyos. Miley aprovechó para meterle la lengua dentro de la boca y jugar con la de él. Su respuesta no le decepcionó.
Nick no intentó seguir hablando. Miley no sabía ni si seguía respirando. Le plantó las manos en el trasero y la levantó para que enrollase las piernas alrededor de su cintura. Luego le devolvió el beso con una pasión tan masculina que la dejó jadeando y con el corazón latiendo a toda velocidad.
Le estaba gustando tanto el beso que no se dio cuenta inmediatamente de que estaba sonando el teléfono. Aparentemente, Nick si lo oyó, y la apartó con cuidado.
La miró como pidiéndole disculpas y fue a contestar.
—Estoy esperando una llamada de mis padres —le explicó mientras tomaba el auricular—. ¿Dígame? Por supuesto, un momento, por favor —le tendió el teléfono—. El director de la escuela.
Ella le quitó el teléfono de la mano.
—Hola, John. ¿Qué ocurre?
—Hola, Miley. Tengo que hablar contigo. ¿Vas a venir esta noche a la función?
—Sí, pero podemos hablar de lo que sea ahora —al fin y al cabo, había interrumpido un beso increíble, la llamada tenía que merecer la pena.
—Preferiría hacerlo frente a frente, si no te importa.
La seriedad de su tono le estaba poniendo nerviosa.
—¿Vas a despedirme, o algo así? —dijo bromeando, aunque preocupada.
—Por supuesto que no —la tranquilizó él—. Pero quiero solucionar un problema contigo. Eso es todo.
— ¿Tiene que ver con el incidente del conejo? Ya he pedido disculpas a la otra clase y he tenido cuidado de que Pete no vuelva a salir de la jaula.
—De eso no estoy enterado. Ya me lo contarás cuando hablemos esta noche.
Vaya, ¿acaso no le había dicho en una ocasión un policía que la había hecho parar porque llevaba un faro roto que nunca diese más información de la que le pidieran? Eso había sido después de que el agente le hubiese preguntado si sabía por qué la había parado y ella le hubiese soltado una retahíla de posibles infracciones. El policía le había dicho que se callase y que comprase un faro nuevo. En fin, que no le daría más información a su director. Esperaría a que John hablase con ella esa noche.
—Está bien. Hasta luego.
Colgó el teléfono y miró a Nick.
— ¿Qué pasa?
Ella se encogió de hombros.
—No lo sé. Quiere hablar conmigo.
Nick la tomó entre sus brazos.
— ¿No tenía nada que ver con el incidente del conejo?
—No.
Volvió a besarla y Miley se olvidó del conejo y de su director.



De camino a casa después de la función, Miley desvió la mirada de la luna, que se reflejaba en la nieve, y observó el perfil de Nick. Con la tenue luz, su atractivo rostro adquiría un halo de misterio. Era como si aquel hombre al que había conocido durante casi toda su vida fuese de pronto un extraño. Un extraño muy sexy.
Ya había tenido aquella sensación en otra ocasión, el verano de sus diecinueve años. Entonces se había enamorado de él. Casi desesperadamente. Pero en esta ocasión sólo deseaba su cuerpo, ¿o no?
Había dejado a un lado su corazón después del daño que Nick le había hecho al rechazarla aquel verano, pero lo que le rondaba en su interior era algo más que deseo. Eso le asustaba más que la conversación que había tenido con su director.
John le había sugerido que se distanciase un poco de su mejor amigo para evitar que la gente hablase de ellos. Era evidente que se rumoreaba que estaba viviendo con Nick… con todas las connotaciones íntimas que aquello implicaba.
A John le preocupaba mucho cómo podía afectar aquello a la reputación de la escuela, a pesar de que ella le había asegurado que no estaba viviendo en pecado con Nick. En parte, entendía la actitud de la escuela al respecto. A pesar de la afluencia de personas ricas y famosas dos veces al año, Sunshine Springs era una ciudad tan pequeña que cuando habían puesto el segundo semáforo se había organizado, para celebrarlo, un baile y una barbacoa.
Miley había visto la vida de un modo diferente cuando se había ido a la universidad, aunque nunca había rechazado los principios éticos en los que había sido educada. Esos principios no incluían irse a vivir con un hombre sin estar casada con él. Miley sabía que la mayor parte de sus vecinos tenían las mismas ideas que ella, en especial los padres de sus alumnos de cinco años.
John tenía razón. Pero ella no estaba viviendo con Nick y se negaba a ser castigada por un rumor que no se correspondía con la realidad. No iba a sacrificar la relación que tenía con Nick por nadie, y así se lo había dicho a su director. A él no le había parecido bien.
—Has estado muy callada desde que has hablado con John —comentó Nick sacándola de sus pensamientos—. ¿Qué pasa?
Ella sonrió.
—Lo siento. No pretendía ignorarte. Sólo estaba dándole vueltas al tema.
—Eso imagino. Me gustaría saber en qué estabas pensando. ¿Tienes dudas acerca de lo nuestro?
La vulnerabilidad de su voz le sorprendió.
—No tengo ninguna duda.
—Entonces, ¿qué ocurre?
—John se ha enterado, a través de una fuente fidedigna, de que estoy viviendo contigo. Quería que yo supiese que la junta escolar y los padres de mis alumnos no están demasiado contentos con ello.
Nick volvió la cabeza para mirarla.
— ¿Te ha amenazado con despedirte?
Miley suspiró.
—No con esas palabras. No sé hasta dónde habría llegado, ya que yo le dije inmediatamente que estoy viviendo en casa de los Miller y buscando otro lugar donde instalarme.
— ¿Y qué más? —Nick la conocía muy bien. Cualquier otra persona habría pensado que ahí se había terminado la conversación, pero él sabía que había algo más.
—Quiere que pase menos tiempo contigo para acallar los rumores.
— ¡Y un cuerno! —espetó él—. ¿Qué le has contestado tú?
Miley apoyó la mano en su pierna, deleitándose con sus fuertes músculos y con la intimidad de aquel gesto.
—Le he dicho que no estoy dispuesta a dejar que mi vida privada se rija por los cotilleos de Sunshine Springs.
— ¿Y lo ha aceptado?
Miley empezó a dibujar figuras con el dedo en la pierna de Nick.
—No parecía demasiado contento, pero no le queda otra opción.
Nick empezó a respirar con más rapidez. Puso la mano encima de la de Miley para detenerla.
—Si sigues haciéndome eso vamos a terminar en la cuneta —dijo apretándole la mano durante aproximadamente medio minuto—. Quizá deberíamos considerar lo que te ha comentado John. No quiero que seas el centro de las habladurías de la ciudad.
Miley se sintió frustrada. No se había enfrentado a su director para que fuese Nick quien se acobardase.
—Decídete de una vez. Estoy harta de este juego. Esta mañana estabas tan abatido por lo que había ocurrido en la cocina que querías terminar con nuestra amistad. Luego rompiste la norma que prohibía besarme y dejó de importarte que estuviésemos demasiado cerca. Suspiró antes de continuar hablando:
—Me has pedido que reconozca que nuestra relación ha cambiado, y lo he hecho. Y ahora vuelves a decir que tal vez no deberíamos pasar tanto tiempo juntos.
Nick tomó el camino que llevaba a casa de los Miller. Aparcó cerca del coche de ella, pero no detuvo el motor.
—Ya hablaremos del tema mañana. Ha sido un día muy largo, lleno de emociones para ti, y anoche no dormiste demasiado.
Miley se desabrochó el cinturón de seguridad y abrió la puerta.
—Qué tonta he sido, pensaba que había sido un día lleno de emociones para ambos, no sólo para mí —agarró el bolso, salió y cerró la puerta con un golpe.





6 comentarios:

  1. noooooooo komo la dejas ahiiiii me muero por el siguiente!!! por k nick tenia k arruinarlo todo!!!

    ResponderEliminar
  2. ME ENCANTOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO ESPERO QUE SUBAS PRONTO MI SIS PESHOSHAAAAAAA.

    LOS QUIEROOOOOOOOOO
    BESOS.

    ATT:TIFF

    ResponderEliminar
  3. uuuu problemas otra vez hay con estos dos hehe me super encantaron ls caps sube prontico cuidate byesin

    ResponderEliminar
  4. me encantooo
    espero impasiente el proximo
    capii !!! bye besos

    ResponderEliminar
  5. amiga de mi vida....
    estan super los capi...
    los lei todos y waoo me encanto...
    jejeje
    te quiero millon amiga..
    besos!!!
    cuidate muchop.. ehhh
    te quiero saludos a max!!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu visita. Trataré de ponerme al día.

    ResponderEliminar