Seguidores

sábado, 9 de abril de 2011

NILEY ♥"En tu kma o en la mia?"♥ Cap 16


Hola chicas ak les dejo el siguiente cap disfrutenlon... bye... :) las kiero muuuuuuuuchoooo :D

Nick patinaba en círculos sobre el hielo, moviendo el disco con el palo. Se lanzó al sprint y efectuó un tiro hacia la caja de plástico que usaba como portería. El disco salió disparado por los aires y desapareció en la nieve que se acumulaba al borde de la pista.
Patinó hacia allí para buscar el disco. Cuando finalmente lo encontró, lo arrojó de nuevo al hielo y siguió patinando. Al levantar la mirada, vio a Miley de pie en los escalones que conducían a la orilla del lago. Se detuvo y la observó por unos momentos, respirando profundamente.
Apenas había visto a Miley en todo el día, y cuando había intentado hablar con ella en el hotel, se había mostrado muy angustiada e irritada. Habían planeado una cena temprana y ella había prometido encontrarse con él en el cobertizo de las barcas. Pero, después de esperarla más de tres horas, Nick había acabado comiendo con sus padres y hermanos.
Quizá fuera aquello lo que tenía que ocurrir. Si todo tenía que acabar, mejor que acabase de golpe. Aun así, Nick no estaba dispuesto a asumir la derrota. Aún le quedaban más de dos días. El ensayo era al día siguiente y la boda el día después. Se dio la vuelta y siguió patinando en el hielo, recorriendo el perímetro de la improvisada pista de hockey.
—Siento llegar tarde —gritó ella.
—No pasa nada.
Ella lo vio patinar durante unos minutos.
—Me gustaría explicártelo.
—Si quieres hablar, búscate unos patines y un palo. Ahora mismo estoy jugando al hockey.
—Vamos, Nick. No te enfades. Tenía trabajo que hacer. Ha habido una crisis y necesitaban que atendiera una conferencia. Luego tuve que elaborar un informe y mandarlo a toda prisa. Además, mi jefe tenía que decirme algunas palabras sobre lo que significa ser un socio de John Lewis… después de que hubiera estado ignorando las llamadas y los mensajes.
— ¿Te gusta tu trabajo? —le preguntó él, mirándola mientras patinaba hacia atrás. Llegó al borde de la pista y se detuvo, posando ambas manos sobre el palo de hockey.
—Pues claro que me gusta.
— ¿En serio?
—Es un trabajo muy bien pagado. Me gusta el dinero.
— ¿De eso se trata únicamente? ¿De dinero?

—No. Supongo que también extraigo un poco de satisfacción con lo que hago. Me paso casi todo el tiempo arreglando lo que hacen mal mis clientes. Quizá no sea la profesión más noble del mundo, pero se me da bien.
—Quizá deberías probar algo nuevo —sugirió él. Se lanzó de nuevo hacia la portería y consiguió otro tanto. Esa vez, el disco golpeó con fuerza el fondo de la caja y la hizo volcar. Se dio la vuelta y vio a Miley volviendo hacia la casa.
Patinó hasta el otro extremo del estanque, observando su retirada. Sentía un vacío en la garganta y maldijo en voz baja. Quizá todo había sido demasiado perfecto para que durase. Había conseguido convencerse a sí mismo de que había algo especial entre ellos y que estaban hechos para estar juntos. Pero cuanto más presionaba, más hacía que Miley se alejara. Había empezado a pensar que tal vez hubiera otras razones por las que estaba tan impaciente por regresar a Nueva York.
—Al menos no la amo —se dijo a sí mismo—. No como podría haberla amado.
Pero nada más decirlo, supo que no era cierto. Lo que sentía por Miley iba más allá de lo que nunca había sentido por otra mujer, y de lo que podría sentir por ninguna otra. No quería pensar en ellos en términos finitos, en una relación con un comienzo y un final. Miley era la clase de mujer que podía fascinarlo para siempre. La clase de mujer a la que deseaba amar.
Pero si ella pensaba arreglar las cosas con su ex novio, no quedaba mucho por hacer. Respiró hondo, asaltado por un inquietante pensamiento. ¿Sería aquélla la manera que Miley tenía de vengarse? Él la había rechazado años atrás, y ahora ella lo rechazaba. Se adelantaba en el marcador… Siempre compitiendo entre ellos para ser mejor que el otro.
Pero, aunque Miley quisiera equilibrar la balanza, ya lo había hecho de otras muchas maneras. Él se había enamorado perdidamente y no le había ocultado sus sentimientos. Al contrario, había hecho todo lo posible por hacerle ver lo que sentía por ella.
— ¿Vas a hablar conmigo ahora?
Nick se dio la vuelta y vio a Miley en el otro extremo de la pista, usando un palo de hockey para guardar el equilibrio sobre los patines.
—Juega —dijo él.
—No puedo competir contigo.
—Inténtalo.
Se puso otra vez en movimiento y ella se lanzó tras él, lo agarró por la cintura y se aferró con fuerza hasta que ambos cayeron al hielo. Miley se golpeó el hombro con fuerza y gritó de dolor, y Nick se arrodilló rápidamente a su lado.
— ¿Qué demonios estás haciendo?
—Intento hablar contigo. Pero no quieres escuchar.
Nick la ayudó a incorporarse y le frotó con suavidad el hombro.
—Está bien. Habla. ¿Qué quieres de mí? Parecía que las cosas iban bien entre nosotros, pero de repente todo parece haberse torcido.
— ¿Y qué esperabas? —preguntó Miley—. Hasta hace una semana estaba con otro hombre. No sé si estoy preparada para volver a embarcarme en una relación seria, especialmente con alguien que vive al otro lado del país.
—No vivo al otro lado del país —dijo él—. Sólo estamos a tres estados de distancia.
—Muy bien, dime cómo podría funcionar, Nick. ¿Qué haríamos? ¿Pasaríamos juntos los fines de semana? ¿O nos veríamos una vez al mes? ¿Hablaríamos por teléfono todos los días? ¿Saldrías con otras mujeres? ¿Tendría yo libertad para salir con otros hombres?
—No lo sé —admitió él—. Tendríamos que encontrar una solución.
—Acabo de salir de una relación con un hombre al que nunca veía. Y eso que vivíamos en el mismo apartamento.
—Yo no soy él.
—Lo sé, pero eso no supone ninguna diferencia. Tienes la misma capacidad para hacerme daño.
Nick se dio la vuelta y perdió la vista en la distancia. ¿Sería él la causa de las inseguridades de Miley y de su miedo a los hombres? Era una mujer segura de sí misma, pero se negaba a arriesgar su corazón. Él le había hecho tanto daño de joven que aún estaba intentando recuperarse.
Tal vez él fuera el único que podía sanar esa herida. Respiró hondo y se puso en pie.
—Estoy enamorado de ti —confesó. La ayudó a levantarse y le tendió el palo de hockey—. Puede que siempre lo haya estado. No lo sé. Confiaba en que tú lo sabrías. Esto es lo último que voy a decir, y decidas lo que decidas, lo aceptaré.
Ella abrió la boca para hablar, forzó una sonrisa y pareció pensar en lo que acababa de oír.
—No… no sé qué decir. Hubo un tiempo en que eso era todo lo que quería oír. Pero sólo era una fantasía. Ahora es…
Hasta ese momento habían evitado a toda costa hablar del futuro, manteniendo una relación sencilla y sexual. Pero él había puesto todas las cartas sobre la mesa. Quizá siempre había sabido que estarían juntos. Quizá por eso la había rechazado años atrás. Porque, en el fondo, sabía que tendrían una segunda oportunidad.
— ¿Cómo sabes que me amas? —le preguntó ella.
Nick se encogió de hombros.
—No lo sé. Quiero decir… No sé cómo. Simplemente lo siento.
—Quizá me necesites, nada más. Hay una gran diferencia.
—No —murmuró—. No sólo te necesito —le agarró las manos—. Es mucho más que eso.
—No hagas esto —dijo ella con un hilo de voz—. Sólo hará que las cosas sean más difíciles al final.
Nick se tragó una maldición.
— ¿Y qué? No me importa. Tal vez las cosas tengan que ser difíciles. Tal vez tenga que ser duro separarnos. ¿Qué hay de malo en ello? Al menos puedo admitir que siento algo por ti.
—Yo también puedo admitirlo —dijo Miley—. Hace muchos años que nos conocemos. Es normal que tengamos sentimientos.
—Es más que eso —insistió Nick.
Miley se metió las manos en los bolsillos.
—Debería volver a casa. Mi madre se va a volver loca pensando en la boda.
—Y yo debería ir a ver a Joe y Demi. Voy a pasar la noche en Havenwoods.
—Pensé que podríamos…
Nick negó con la cabeza.
—Tienes razón. Debemos empezar a distanciarnos. Y yo necesito espacio.
Ella lo miró un largo rato en silencio, con expresión inescrutable. Finalmente asintió.
—Lo entiendo —dijo. Se giró y patinó hasta el borde del hielo, subió a la orilla y echó a andar con cuidado sobre la nieve. Llegó a donde había dejado las botas y se quitó los patines—. Hablaremos después.
—Después —repitió él.
Debería ser bastante fácil aceptar el final de su relación, pensó Nick. Se había separado de muchas mujeres con las que había tenido relaciones mucho más largas. Pero no era sólo un distanciamiento físico. Con Miley siempre había existido un vínculo emocional, y ese lazo se había fortalecido en la última semana.
La idea de dejarla le resultaba insoportable, con un vacío interior imposible de llenar. No podía imaginarse con otra mujer. La clase de placer que había experimentado con Miley había sido único y perfecto, imposible de encontrar con nadie más.
Cerró los ojos y respiró el frío aire nocturno.
Acabaría por superarlo y aprendería a vivir sin ella. Sólo era cuestión de tiempo.


6 comentarios:

  1. owwwwwwwwwwwww
    :(
    Qe penaa ze zeparano no!!!!!!!!!!!!!!
    xqe?!! u.u
    Ezpero el prizmo xD
    Al menoz Nick iia le dijo lo qe zentia por ella!!
    Wiiiiiiiiiiiiiii
    Bye te cuidazz!!!
    Bezotezzz!!
    :P

    ResponderEliminar
  2. aaaaawww
    mee encaantoo
    supeerrr
    geneaal el capii
    me encaantooo

    espero pronto el siguienteee
    prontoo

    ResponderEliminar
  3. Linda no habia podido pasar por tu blog, pero ya leo las dos qe me faltan , gracias por seguir pasando por el mio :)

    ResponderEliminar
  4. hola estubo padre una prejunta alguien sabe por que no c puede acceder al blogs de "obseciones" si alguien puede ayudar o si conoce a la autora gracias regresando ala nove espero el siguiente

    ResponderEliminar
  5. hola
    emilse....
    jejeje
    amigaaaa
    recien puedo comentar y leer bien bien
    jejeje
    estuvo hermoso el capi..
    :-)

    ResponderEliminar